El BNG, «los otros» y caretas en palacio


Ferrol

El Bloque ferrolano se resiste a reiniciarse y a buscar el modo de recuperar -si es que eso es ya posible- el terreno que las mareas le han birlado. A pesar del desastroso resultado cosechado en las elecciones generales, que dio continuidad a una caída libre ya añeja, parece que no hay intención de revisar lo que se hace.

La formación representada en el Concello por Iván Rivas y Eva Espiñeira ya adelantó ayer que está totalmente en contra del convenio que Ferrol en Común y PSOE negocian con Defensa. Lo que, en otras palabras, viene a suponer que o ese respaldo se busca entre las filas del PP o el equipo de gobierno lo tiene crudo para sacar adelante lo que pretende. ¿Es discutible ese convenio con Defensa? Claro. De hecho, se lleva tanto tiempo poniéndolo en tela de juicio que es difícil ya creer que se vaya a materializar. Pero también es discutible que un grupo político permita la investidura de Jorge Suárez como alcalde y luego se convierta en el gran torpedeador externo de sus iniciativas. ¿Responde eso a los intereses de la ciudadanía? ¿Responde eso a las expectativas de los votantes de un amplio espectro de izquierdas? ¿Es eso hacer política para los vecinos o hacer política de cara a las autonómicas? Tiene todo demasiada semejanza con un intento de agarrarse a un clavo ardiendo. Lo cierto es que el Bloque pone en evidencia semana a semana que el pacto FeC-PSOE es débil por dentro (las ya míticas «fricciones») y por fuera (la suma de votos, simplemente, no da). ¿Ha habido autocrítica en el BNG después del severo varapalo de las urnas? No. O, al menos, eso se transmite. El resultado... Está a la vista.

Y ya va tocando también hablar de los otros concejales. No hay día en que en tal o cual mentidero no se formule la pregunta: ¿Quién es el concejal de...? Porque aquí, no nos engañemos, el vecino identifica con claridad a dos o tres. El resto... Será que de tanto estar pegados a la calle su acción de gobierno pasa totalmente desapercibida. O que hay miedo a decir esta boca es mía, por los palos que puedan caer desde dentro y desde fuera.

Igual es por eso por lo que por aquí sigue casi todo el mundo sin cabrearse ante el delirio de Renfe y la conexión Ferrol-A Coruña. Desde Ferrol en Común se envió un comunicado. Y listo. ¿Es que nos creemos que Fomento va a hacer algo si no se le exige? ¿Y aún exigiéndolo? No. Qué va. Será más bien que PP y PSOE están callados por la cuenta que les trae, que las culpas del aislamiento ferroviario hay donde repartirlas.

Queda poco para carnaval. Aunque en Ferrol ya hace menos gracia, porque las caretas en palacio no han tardado en caer.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El BNG, «los otros» y caretas en palacio