El AVE a Ferrol, esa tomadura de pelo


Ferrol

Con el país en plena bonanza y antes de que la crisis del ladrillo machacase el modelo económico y abriese la puerta del establo a las vacas flacas, el AVE a Ferrol era algo que parecía al alcance de la mano. ¿Por qué no? Solo el tiempo, empeñado siempre en dar y quitar razones, ha puesto las cosas en su sitio y ha demostrado que desde Madrid se ha llevado a cabo una pantomima, una tomadura de pelo hacia los administrados que arrastran a sus espaldas tanto el PP como el PSOE en su, hasta ahora, alternancia en el Gobierno central. ¿Por qué no va a llegar la alta velocidad a la urbe naval? Porque, a día de hoy, la inversión necesaria para ese trazado con una compleja orografía en contraste con la cifra de pasajeros que se podrían beneficiar del convoy no resulta rentable. Y eso se sabía desde mucho tiempo antes de que el Ministerio de Fomento de Ana Pastor lo tumbase de manera definitiva. Se sabía. Pero se decía por detrás, sin valentía, como suele pasar con las cosas que no dan votos. Porque explicar lo que hay a los ciudadanos no se lleva. Luego se prometió el enésimo estudio para mejorar la malla de cercanías hacia A Coruña. Estamos esperando. Y mejor ponerse cómodos. Diga usted que aquí reclamar, nadie reclama nada. En las charlas y tertulias sí. En los despachos ya...

Y algo así como la moda del plasma que sacó a torear Rajoy en sus ¿ruedas de prensa? se lo intentaron traer hasta los astilleros el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, y el titular de Navantia, José Manuel Revuelta, tratando de eludir las preguntas de la prensa en el arranque de la nueva obra para la eólica marina. Los peregrinos argumentos para justificar ese modo de tratar de esconderse, por extensión, de los vecinos no se los cree ni el que los dice. Cuando interesa, se habla. Cuando no, no. Menos milongada.

El que sí habló fue el alcalde, Jorge Suárez, que volvió a demostrar que se está especializando en nadar a dos aguas y tener respuestas para agradar dentro de sus filas y, al tiempo, no salirse en exceso de lo políticamente correcto. Son estas cosas que se dicen medio en broma medio en serio. Y búsquele usted el ecuador. Dice «no a la OTAN» Suárez. Y le gustaría que las corbetas de Navantia fuesen para Noruega, no para Arabia Saudí, pero bienvenida sea la carga de trabajo... A ver cuánto aguanta la pirueta verbal del regidor de Ferrol. Esa ciudad que desde la Antártida saludaron con sus camisetas del Racing Juan Marticorena Bellón, Francisco Rey Álvarez y Francisco Villasuso Fernández, de la tripulación del Hespérides. Gestos, estos sí grandes gestos, que piden a gritos que a Ferrol no se le tome más el pelo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El AVE a Ferrol, esa tomadura de pelo