«Soy hijo de obrero, no tengo estudios superiores y confié en el banco»

Marcos Guerreiro lleva 9 años pagando una hipoteca y dice que su deuda solo se redujo 23 euros

Marcos Guerreiro, ayer en la concentración celebrada ante los juzgados de Ferrol.
Marcos Guerreiro, ayer en la concentración celebrada ante los juzgados de Ferrol.

Ferrol

En 2006 le concedieron un crédito hipotecario de 116.000 euros, calcula que lleva abonados alrededor de 50.000 euros y ayer, cuando hizo frente a una nueva cuota, le comunicaron que su deuda con el banco asciende a 115.977 euros, o sea, 23 euros menos del importe inicial del crédito, pero hubo un momento en el que llegó a deber 121.000 euros. Esa es la situación económica en la que se encuentra Marcos Guerreiro, un joven parado de 36 años que solo percibe un subsidio de 426 euros y tiene una hija de nueve años.

A su modo de ver, su problema parte de la aplicación de unos intereses que considera «opacos, abusivos y manipulables», motivo por el que se ha decidido a dar el paso, abriendo camino en Ferrol a muchas otras personas que se encuentran en una situación parecida. De hecho, Marcos Guerreiro ha promovido la primera demanda que reciben los juzgados ferrolanos -en Galicia hay alguna más, pero pocas- contra los intereses del Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, conocido como IRPH.

El juez decano de Ferrol, Javier Tudela, en su calidad de titular del Juzgado de Primera Instancia número 4, declaró ayer la pertinencia de los medios de prueba propuestos por el demandante y el banco demandado -la financiera Unión de Crédito Inmobiliarios (UCI) del banco Santander- y fijó el juicio para el próximo 23 de febrero.

Antes del inicio de la audiencia previa, en las puertas del Palacio de Justicia de Ferrol se celebró una concentración de apoyo a Marcos, convocada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Ferrolterra y que contó con el respaldo del alcalde de la ciudad, José Suárez; la teniente de alcalde, Beatriz Sestayo; la diputada electa Yolanda Díaz; y el concejal del BNG Iván Rivas, entre otros.

Marcos agradeció la solidaridad de todos y planteó la necesidad de trabajar conjuntamente por el derecho común, tanto con el tema del IRPH como por los recargos que cobran los bancos cuando hay un retraso de un día en un pago. «Hay 1,3 millones de personas en España que podemos ser los próximos desahuciados», manifestó, matizando que en su caso «soy hijo de un obrero, nieto de un zoqueiro, no tengo estudios superiores y me fie del banco».

Marcos asegura que cuando firmó su crédito el banco no le ofreció ninguna otra cosa, algo que le ocurrió a muchas otras personas. De hecho, desde que su caso salió a la luz ya se han puesto en contacto con él otros ocho afectados.

En su opinión, se trata de una «gran estafa» que ya ha sido planteada en el Parlamento europeo. No obstante, y según explicó su abogado, Alejandro Cortizas Cendán, mientras que en el caso de algunas cláusulas hipotecarias consideradas abusivas Europa ya le dio en su momento el toque a España, con el IRPH todavía no hay ningún pronunciamiento, porque tanto los populares como los socialistas europeos votaron en contra de su desaparición.

Todo queda, por lo tanto, a criterio de los jueces, que son los que ahora tienen que determinar si realmente los intereses aplicados en hipotecas como la de Marcos -está pagando 470 euros al mes, de los que 200 tendrían que corresponder a amortización y 270 a intereses- son abusivos y si, por lo tanto, cumple su anulación. En otros juzgados de España el principal escollo parece estar en las Audiencias Provinciales, que están tumbando sentencias favorables a los afectados.

Hipoteca. El crédito concedido en el año 2006 ascendía a 116.000 euros

Pagos. Cuotas de 470 euros mensuales.

Deuda. A día de ayer la deuda era de 115.977 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Soy hijo de obrero, no tengo estudios superiores y confié en el banco»