El marisqueo facturó más de cuatro millones en la ría pese a los vetos

Las cofradías de Ferrol y Barallobre prevén mayor volumen de negocio este ejercicio

Mariscadores de Barallobre separando almeja muerta procedente de las bateas
Mariscadores de Barallobre separando almeja muerta procedente de las bateas

Ferrol

El sector marisquero continúa demostrando su peso en la ría de Ferrol, a pesar de que todavía cuelgan sobre el gremio importantes vetos extractivos como consecuencia de las zonas C, derivadas de la contaminación orgánica del agua por la falta, hasta ahora, de depuración.

Los números oficiales de la Xunta indican que entre Ferrol, Barallobre y Mugardos -esta última área no está afectada por las zonas C- se subastaron en el 2015 algo más de 520.000 kilos de mariscos, fundamentalmente, y pescados por valor de 4,1 millones de euros.

Son cifras similares a las del anterior ejercicio, cuando se despacharon 546.100 kilos y se obtuvo un rendimiento económico de 4,2 millones de euros.

Un equilibrio este que se pretende romper durante el transcurso de este año, ya que será cuando comiencen a notarse los primeros efectos de la red de saneamiento. Tanto la patrona mayor de Ferrol, Isabel Maroño, como su homólogo en Barallobre, Carlos Rey, esperan que durante el 2016 pueda iniciarse la reclasificación de algunas áreas de marisqueo. Dicho de otro modo, que determinadas zonas C puedan pasar a B, con lo que se podría faenar ya en ellas con regularidad, lo que supondría incrementar tanto la cantidad de producto despachado como los ingresos para los mariscadores y las cofradías.

Pero, por el momento, se continuará trabajando como se ha hecho en los últimos ejercicios, utilizando las bateas para la depuración intensiva del marisco durante buena parte del año.

Este sistema, implantado por la Xunta, implica que la almeja que se extrae de zona C tiene que pasar por esas bateas para su limpieza orgánica antes de poder volver a las lonjas. De este modo de proceder se derivan varios problemas. El primero es que ese marisco se cotiza menos que el que se vende directamente en fresco llegado de la ría.

El segundo es que, en ocasiones, se producen episodios de elevada mortandad de la almeja que se deposita en las bateas. Y el tercero, encadenado con el anterior, es que si esa mortandad no supera el 10 % del total han de ser los pósitos los que abonen esas pérdidas a los trabajadores. La Xunta solo se hace cargo si se rebasa ese 10 %.

Perspectivas laborales

Si en la actualidad las cofradías de Ferrol y Barallobre -las afectadas por las zonas C- suman alrededor de medio millar de socios, lo que supone puestos de trabajo directos, el saneamiento de la ría y el incremento de la producción permitirían otorgar nuevos permisos e incorporar a más mariscadores. De hecho, recientemente Ferrol recibió una treintena de nuevos permisos para faenar a pie.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El marisqueo facturó más de cuatro millones en la ría pese a los vetos