La presión legal doblega a los furtivos de la ría de Ferrol

Los irregulares ceden ante la tipificación de la práctica como delito, las sanciones y las fuerzas del orden

Mariscadores furtivos en A Cabana
Mariscadores furtivos en A Cabana

Ferrol

La situación en la ría de Ferrol, en lo que respecta a los furtivos que se dedican a sacar almeja a pie, ha dado un giro de 180 grados en los últimos meses.

Tal y como publicó La Voz el pasado 12 de agosto, ya en aquellas fechas los patrones mayores de Ferrol, Isabel Maroño; Barallobre, Carlos Rey; y Mugardos, Teresa Carnero, coincidían en detectar un descenso de esta actividad irregular. La incógnita era saber si esa caída iba a ser flor de un día o si se iba a mantener en el tiempo.

En plenas fechas prenavideñas, cuando la actividad de los furtivos alcanzaba sus picos más elevados, las diferentes medidas tomadas para paliarlo han surtido efecto. ¿Hay ilegales? Sí. Algunos camuflados entre los nuevos trabajadores del pósito de Ferrol que faenan a pie. Pero muchos menos que antes. Una situación que es difícil recordar en la ría.

Así lo vuelve a destacar el patrón mayor del pósito fenés. Carlos Rey no duda en apuntar que «hai moitísimos menos furtivos da ameixa que antes, temos outros problemas, como a mortandade do producto que enviamos á batea, pero en concreto ese está indo a mellor».

En la misma línea se expresa la responsable de la cofradía mugardesa. Teresa Carnero asegura que «el furtivismo ha bajado, eso es un hecho». Apunta que «siempre nos parece que se puede mejorar y que la actividad de los ilegales podría descender todavía más, pero es verdad que la situación ha cambiado mucho». Recuerda Carnero que no hace demasiado tiempo «era casi un problema de seguridad para las mariscadoras, porque los ilegales faenaban prácticamente a nuestro lado, sin ningún tipo de pudor, y se llegaban hasta a mostrar amenazantes».

¿Cuáles han sido las causas de que se haya producido este cambio? Varias. La principal es el hecho de que el furtivismo reincidente se haya tipificado como delito. Algo que ha hecho que muchos de los habituales en la ría y, sobre todo, los que sacaban almeja de manera más esporádica aprovechando épocas puntuales del año, como estas fechas, ahora no lo hagan ante las consecuencias que les puede acarrear legalmente.

La presión de las fuerzas de seguridad -Gardacostas y Guardia Civil fundamentalmente- también se deja notar. A las grandes redadas ha dado paso una vigilancia más continua e intensa, lo que provoca un goteo de interrupciones en los canales de venta del mercado negro.

Recientemente, además, la Federación de Confrarías de Galicia celebró una reunión en Ferrol para tratar el asunto y a ella acudieron policías locales de varios ayuntamientos, de forma que los municipales se han implicado también en la lucha contra esta actividad.

Percebe y vieira

La situación no ha mejorado, eso sí, con el percebe y, sobre todo, con la vieira.

Los furtivos que se dedican a estos mariscos son más difíciles de detectar -en unos casos por la orografía y en otros porque utilizan técnicas de buceo- y están más profesionalizados. Así, en el caso de la vieira, la esquilmación sigue siendo una constante en la ría de Ferrol.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La presión legal doblega a los furtivos de la ría de Ferrol