Dos barcos con base en Ferrol se suman a la lucha contra la amenaza terrorista

F-101 y «Cantabria» entrarán en las fuerzas navales de respuesta rápida de la OTAN

Dotación de la F-101 en unos ejercicios con la Marina de Corea del Sur
Dotación de la F-101 en unos ejercicios con la Marina de Corea del Sur

Ferrol

La Armada española va a poner durante el primer trimestre del presente ejercicio dos buques con base en Ferrol a disposición de las fuerzas navales de reacción rápida de la Alianza Atlántica, la SNMG-1 y la SNMG-2 respectivamente. Lo hace en un momento especialmente delicado, cuando la amenaza del terrorismo islámico sigue planeando después de haber asestado duros golpes en las últimas semanas.

El buque de aprovisionamiento en combate (BAC) Cantabria se incorporará a la SNMG-2 durante el primer trimestre del próximo ejercicio. La fragata Álvaro de Bazán (F-101) hará lo propio con la SNMG-1, en este caso además como buque de mando de esta agrupación, en la que ahora opera la Blas de Lezo (F-103), que llegará a Ferrol este fin de semana tras tres meses de despliegue.

¿Cuál es la misión de estas fuerzas navales compuestas por unidades rotatorias de diferentes países aliados? La Alianza Atlántica señala al respecto que «están permanentemente a disposición de la OTAN para llevar a cabo diferentes tareas que van desde la participación en ejercicios hasta intervenir realmente en misiones operativas». Se añade que «estos grupos ofrecen a la OTAN una capacidad marítima continua para operaciones y otras actividades tanto en tiempo de paz como en períodos de crisis y conflicto».

En Haifa

Las unidades que componen ahora la SNMG-2, a la que se incorporará el Cantabria, han estado trabajando en la lucha contra el terrorismo en la operación Active Endeavour en aguas del Mediterráneo. Su atraque más reciente -el día 7 de este mes- ha sido en la zona de Haifa (Israel).

Por lo que respecta a la SNMG-1, su última parada fue en Estambul, donde amarró con fuertes medidas de seguridad por los últimos atentados del Daesh. Con ella, como ya se ha mencionado, navegaba la F-103, que antes patrulló en las proximidades de las costas sirias en un alto estado de alerta antiterrorista para garantizar su autodefensa en caso de ser necesario. También trabajaba en el marco de la Active Endeavour.

Aunque todavía está por confirmar oficialmente el calendario de trabajo de ambas fuerzas navales, todo apunta a que, dada la situación actual, se centrarán en el Mediterráneo, aunque sin descuidar la zona de Ucrania y el Índico en el operativo contra la piratería Ocean Shield.

En el caso de la F-101, como se ha mencionado, abrirá el mando español de la SNMG-1 durante todo el 2016. Le seguirán la F-102 y la F-104 en períodos de cuatro meses cada una de ellas.

Con este planificación por delante, al menos cuatro unidades de la Armada con base en Ferrol trabajarán contra el terrorismo internacional con la OTAN a lo largo del 2016. Cada buque, además, embarcará un helicóptero y su correspondiente dotación, así como un equipo operativo especial de Infantería de Marina. En conjunto, se sumarán alrededor de un millar de militares, de los cuales alrededor del 60 % son de la comarca de Ferrolterra.

A mayores, habrá otras colaboraciones con la Alianza Atlántica, bien en forma de misiones bien en forma de ejercicios, que requerirán la presencia de otros barcos con base en Ferrol.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Dos barcos con base en Ferrol se suman a la lucha contra la amenaza terrorista