Las bateas desangran el marisqueo

La elevada mortandad de la almeja que pasa la bateas pone en jaque la economía de las cofradías de Ferrol y Barallobre

Mariscadores de Fene ayer trabajando con la almeja
Mariscadores de Fene ayer trabajando con la almeja

Ferrol

Con la llegada del invierno y la vuelta al trabajo con el sistema de bateas para la depuración intensiva del marisco han vuelto los problemas económicos para las cofradías de la ría de Ferrol. Tanto en el pósito de la urbe naval como en el fenés de Barallobre la mortandad de la almeja que procede de ese sistema de bateas supone una importante sangría económica.

Carlos Rey, patrón mayor de Barallobre, es claro al respecto: «Cada día que ven marisco da bate a confraría perde mil euros, así de claro». ¿A qué se debe? A que la Consellería do Mar sobre cubre esas pérdidas sin la mortandad supera el 10 % del total del producto. En el caso contrario han de asumir esa compensación a los mariscadores las propias cofradías.

Reflexiona Carlos Rey que «se vas sumando día tras día, a hemorraxia de cartos para a confraría é realmente insufrible, e o que máis nos enche de indignación é que a Xunta, perfectamente coñecedora desta situación, non move un dedo para interesarse por nós, e que nin siquiera nos teñen chamado».

Aclara el máximo responsable de la cofradía fenesa que «nós, como organización, temos que aproveitar o tempo que parte de As Pías se declara zona B e se pode vender o marisco en fresco, de ahí imos reservando cartos para pagar pola mortandade que sabemos que virá no inverno e ata maio... Pero trátase dunha situación verdadeiramente insostible».

La patrona mayor de Ferrol, Isabel Maroño, se expresa en los mismos términos que su homólogo fenés. «Tiene toda la razón, además es que se trata de algo cíclico, cada vez que empezamos a trabajar con las bateas surge el problema de la mortandad y es la cofradía la que tiene que pagar, algo que nos parece totalmente injusto y así lo hemos dicho de manera reiterada».

Situación delicada

Pero en Barallobre la situación es especialmente delicada. Con aproximadamente 150 socios el patrón mayor alerta que «como sigamos nesta situación en cinco meses non sei se vai a haber que pechar a confraría, pero dende logo o que sí vamos é que tomar medidas de restricción económica, esa é a realidade».

Más allá de que este año la repercusión de la mortandad de la almeja de las bateas esté afectando más a Barallobre que a Ferrol -el pósito de la urbe naval está cumpliendo un exigente calendario de recorte de gastos que incluyó despidos para poder afrontar su deuda- tanto el patrón mayor del pósito fenés como la de del colectivo ferrolano coinciden -como el grueso de los mariscadores de la ría- en que el sistema de bateas no es efectivo y está mal planteado.

¿Cuál es la solución? Salvo acciones puntuales, esperar a que la depuración de la ría comience a funcionar al completo y mejore la calidad de las aguas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las bateas desangran el marisqueo