Voluntarios contra un aire viciado


Ferrol

Voluntarios. Personas, como usted y como yo, que sacan tiempo -y ganas, muchas- de sus vidas para regalárselo a los demás. Casi nada. ¿Verdad? Sandra Álvarez pone hoy el rostro en las páginas de La Voz de Ferrol al titánico trabajo de este colectivo que no es tal, ya que se mueve por voluntades individuales. Un ejemplo. Nos cuenta esta ganadora de una medalla de Cruz Roja que «lo bueno de ser voluntaria es que lo haces porque te da la gana». ¡Qué rotundo! Nadie obliga. Nadie empuja. Nada se saca a cambio en metálico. Los réditos son de cariño, de sonrisas, de ayuda, de proximidad... De humanidad. Casi suenan extrañas estas palabras en el caos en el que estamos metidos. Los voluntarios, tantas y tantas personas como Sandra, son como oxígeno en un aire que está cada día más viciado. Donde hay que cribar e hilar muy fino para saber cuánto hay de verdad y cuánto hay de postureo en cada acto. Ejemplos los hay para todos los gustos. Uno nos lo ha dado la ministra de Fomento. Ana Pastor llegó a Ferrol con el proyecto del ferrocarril a Caneliñas debajo del brazo. No ha sido sin tiempo. En el haber de la responsable de la cartera está activar un proyecto, el del tren al puerto, condenado a las brumas del olvido, de forma cíclica, por el PSOE y el PP. Salvo Pastor. En el debe, que las obras no se otean todavía. ¿Veracidad o postureo? ¿Es necesario entregar ahora el proyecto o, ya puestos, mejor esperar a que se forme el nuevo Gobierno central para que obre como lo considere oportuno? ¿Los que ahora censuran el trazado sur lo seguirán haciendo sin mandan en Madrid? ¿Licitará las obras el PP en el primer trimestre del 2016 si revalida Rajoy la presidencia? A saber. Hace pocos años se promovió una manifestación comarcal para reclamar el ferrocarril a Caneliñas y allí no faltaba nadie. Ahora... Bueno.

Mientras, el alcalde Jorge Suárez y el concejal Suso Basterrechea aparecen en las redes echando un truja en una bañera del Concello. Un coqueteo con lo prohibido en plan light en plena campaña. Algo transgresor. Un guiño a su público, claro, y quizá a otros caladeros de votos. ¿Márketing? ¿O ha sido otro desliz? ¿Otra desafortunada coincidencia? A lo peor es una cortina de humo -humo de truja- para lanzar a la marea las voces intestinas discordantes que se empiezan a hacer notar.

Y solo esperar que los que no tienen nada mejor que hacer que acosar en su domicilio a la primera teniente de alcalde Beatriz Sestayo reciban contestación rápida por parte de las autoridades. El todo vale de los energúmenos no vale. Lamentable.

Pero mientras la campaña corre y vuela, Sandra, la voluntaria seguirá dando y recogiendo cariño. Oxígeno puro. Eso sí vale.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Voluntarios contra un aire viciado