Transporte ¿público?


Ferrol

Uno todavía recuerda cuando para ir en autobús a Ferrol en la ruta desde Cedeira había que pasar buena parte del trayecto de pie porque todos los asientos estaban ocupados. Algo que, a día de hoy, no sucede. Primero, porque es de suponer que no estaría permitido. Segundo, porque ahora los autocares van prácticamente vacíos.

Eran tiempos, allá por los ochenta y los noventa -que tampoco están tan lejos- de revisores. De paradas (muchas de ellas sin marquesinas) con gente. Una época en la que, parece mentira, el transporte metropolitano, los buses de línea de toda la vida, funcionaban. Sin lindezas, pero cumpliendo su papel de facilitar el movimiento de la población hasta la cabecera de comarca. Que de eso se trata.

Ahora, salto en el tiempo. ¡Bum! Estamos en el 2015. Coches a tropel. La práctica totalidad de ellos, de cinco plazas, ocupados solo por una persona. ¿Los autocares? Bueno... Mucha tarjeta monedero, mucha planificación, muchas propuestas, mucho abogar por el transporte colectivo... Pero sobran asientos. Y es que el transporte ¿público? ya no cumple su papel más que de forma testimonial. A nuestra comodidad para echar mano del utilitario -todo hay que decirlo- se suman fallos en los sistemas de pago, frecuencias nada adecuadas a la realidad funcional, escasez de posibilidades, falta de información sobre horarios... Y mientras eso siga así, la gente le dará la espalda al bus. ¿Es posible hacerlo bien? Sí. Claro. ¿Se está intentando? No. Claro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Transporte ¿público?