Qué lejano el 2015


Ferrol

ué lejano parecía aquel 21 de octubre del 2015 en el que Marty Mcfly vendría al futuro. Robert Zemeckis fantaseaba allá por 1985 en su película sobre cómo sería el mundo en el 2015. Poco que ver. Qué decepción, ni los coches vuelan ni hay patines que se elevan del suelo.

Igual de lejano parecía allá por el 2007 el plazo que en ese momento daba el bipartito de la Xunta para terminar el corredor costero que uniría Ferrol con San Cibrao. Esa fecha que en aquel momento parecía excesivamente tardía levantó airados a los alcaldes del Ortegal, en aquel momento mayoría del PP, pues consideraban que se dilataba en exceso la finalización de una infraestructura vital para sacar del aislamiento a la comarca.

Pues el 2015 ha llegado, como Marty McFly. Y los coches no vuelan y los vecinos del Ortegal no tienen corredor. No tienen ni una mínima parte del corredor. El único tramo que se ha construido es la variante de Ortigueira, que ha conseguido sacar el tráfico pesado del casco urbano, pero poco más. Porque un tramo aislado de poco vale.

No está hecho y tampoco parece que lo vaya a estar a corto-medio plazo, teniendo en cuenta que en los presupuestos de la Xunta se consignan cero euros para avanzar en una infraestructura, que desde el inicio ha estado marcada por los incumplimientos, los retrasos y las malas gestiones. Quizás que la belleza del paisaje agreste y salvaje de esta zona se mantenga intacta tenga mucho que ver con sus malas comunicaciones. Pero si llegar al hospital más cercano supone una hora de coche por una carretera sinuosa, igual no se están haciendo las cosas bien.

Q

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Qué lejano el 2015