Una inversión turca de 355 millones

El nuevo propietario de FCT lleva a cabo una expansión «agresiva»


Ferrol

El grupo turco Yildirim, a través de su división portuaria Yilport, se ha hecho con las terminales pertenecientes a la empresa lusa Mota-Engil, entre ellas la de Ferrol Container Terminal en el puerto exterior. La infraestructura local se enmarca ahora en un ambicioso proyecto de expansión internacional.

¿Cuál ha sido el importe de la operación?

Tal y como informa el grupo Yildirim, ha ascendido a 355 millones de euros.

¿Qué terminales ha adquirido?

Una decena. Siete en Portugal, dos en España -entre ellas la de FCT en Ferrol- y el 50 % de Terminales Portuarios Euroandinos en el Puerto de Paita, en Perú.

¿Qué terminales tenía hasta el momento?

Tres en Turquía, dos en Suecia, una en Noruega y otra en Malta. En total, suma ahora una veintena de terminales portuarias.

¿En qué se enmarca esta operación?

En una estrategia «agresiva» de expansión. Así es como se define la línea de trabajo de Yilport en la memoria de actividad anual del pasado ejercicio del grupo Yildirim, al que pertenece. En el 2014 su capacidad de movimiento de contenedores -tal y como se refleja en el mismo documento- era de 5,7 millones de teus -unidad estándar para la medida de contenedores-. Ahora esta capacidad se ha incrementado hasta los diez millones de teus. El objetivo del grupo es alcanzar los trece millones de teus en el 2025.

¿Cuál es la posición de Yilport en el plano mundial?

Como resultado de las inversiones que ha realizado desde su entrada en el negocio portuario en el 2005, Yilport se encuentra en la actualidad entre los veinte mayores operadores de contenedores del mundo. Su objetivo a medio plazo, no obstante, es llegar al top diez de ese ránking.

¿Qué busca con la adquisición de las terminales portuguesas y ferrolana?

Abrir una importante puerta de mercado de cara al futuro. Todos esos complejos están bien situados para aprovechar los nuevos tráficos que generará la ampliación del canal de Panamá, que permitirá el paso de gigantes portacontenedores de última generación que, ahora, no hacen esa ruta. Tiene intereses específicos en aprovechar todas esas circunstancias para incrementar sus oportunidades comerciales en África y América Latina.

¿Cuál es el papel del complejo local?

Dentro de esta estrategia de crecimiento del grupo turco todo apunta a que el complejo de Caneliñas será potenciado como nudo hub para reorientar en barcos más pequeños carga de esos gigantes portacontenedores. Como ya se ha dicho, los nichos de mercado de Yilport se ubican en África y América Latina. Habilita además Caneliñas capacidad para transbordos en la fachada sur de Europa. Y garantiza operatividad por sus calados de veinte metros de profundidad, lo que permite el trabajo con esos gigantes mercantes de última generación, condición que otras radas de la misma zona de influencia geográfica no cumplen.

¿Acelerará esta operación la puesta en marcha de la terminal ferrolana?

No se puede asegurar que vaya a ser así. Aunque el marco de operatividad del grupo turco de cara al futuro con las nuevas adquisiciones está claro y Ferrol encaja perfectamente en esas pretensiones, en la información que ha facilitado la compañía no hay ningún tipo de cronograma al respecto. Por un lado, se anuncia que en las terminales que se han adquirido al grupo Tertir se harán nuevas inversiones para impulsar todavía más su competitividad y generar más tráfico de contenedores y oportunidades de negocio. Por otra parte, sin embargo, se señala que la operación se cerrará completamente antes de que concluya el presente ejercicio, sujeta a «lo dispuesto en determinadas condiciones suspensivas». En otras palabras, habrá que aguardar al 2016 para comenzar a ver las intenciones reales de Yilport en Ferrol.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una inversión turca de 355 millones