«La Armada debe contribuir a afianzar la cordial convivencia entre todos los que somos ciudadanos de Ferrol»

El ferrolano Manuel Garat pasa ahora a controlar todos los buques de gran porte de la Flota


Ferrol

El vicealmirante Manuel Garat Caramé (Ferrol, 1957) ha sido nombrado hoy oficialmente nuevo almirante de Acción Naval y deja de ser almirante del Arsenal de Ferrol, puesto que ocupó desde octubre del 2012. En una entrevista concedida a La Voz habla sobre su etapa al frente del recinto militar local y de sus nuevos retos.

-¿Cómo valora su etapa al frente del Arsenal de Ferrol?

-Positivamente. Cuando asumí el mando del Arsenal, hace tres años, España estaba inmersa en una difícil situación económica generada por la crisis y la Armada realizaba su labor en un marco presupuestario muy exigente. Respecto al Arsenal, el reto principal fue adaptar los procedimientos de trabajo para rentabilizar ese recurso, limitado, en comparación con ejercicios anteriores, pero inmensamente valioso, especialmente considerando el notable esfuerzo y sacrificio que la ciudadanía tuvo y tiene que hacer para ponerlo en nuestras manos. Pienso que el principal objetivo, que era mantener la operatividad de los equipos y sistemas de los buques, se ha cumplido satisfactoriamente; en parte por el esfuerzo adicional que hemos hecho, pero en parte, también, gracias a las reservas de todo tipo que habíamos acumulado durante los años anteriores por lo que, lamentablemente, cada vez será más difícil mantener esta crítica situación. Debo decir también que parte del éxito que estamos teniendo se debe a la valía del personal del Arsenal, que ha afrontado esta nueva situación como un reto personal, con una dedicación y un espíritu constructivo francamente encomiable.

-¿Cuál considera el hito más destacado de estos años?

Posiblemente la entrega de la fragata Cristóbal Colon F-105, que supuso la incorporación de una nueva unidad con un índice de nacionalización en sus equipos y sistemas, entre ellos el sistema de combate, nunca antes alcanzado. También debo destacar el apoyo logístico realizado con motivo del despliegue del BAC Cantabria durante más de un año con la Marina australiana. No solo demostró la robustez de la construcción del buque, sino también la propiedad de los procedimientos de la Armada que facilitaron que el Arsenal de Ferrol mantuviera el buque plenamente operativo durante todo ese tiempo en la otra parte del globo. Un extraordinario reto cumplido con plena satisfacción.

-El Ajema remarcó en la revisión de las Líneas Generales de la Armada la necesidad de acentuar el papel logístico de los Arsenales. ¿Cómo se ha concretado en Ferrol?

-Creo que en parte ya le he respondido anteriormente. Se adaptó la organización del Arsenal y los procedimientos de trabajo para rentabilizar un recurso cada vez más limitado. No obstante es un proceso en curso que todavía no ha finalizado.

-Ha tenido usted que hacer frente, como ha mencionado, a un ciclo como almirante del Arsenal caracterizado por los recortes presupuestarios. ¿Cómo han repercutido?

-Se ha conseguido mantener el grado de operatividad de las unidades de la Flota basadas en Ferrol, para lo que ha habido que realizar con mayor eficiencia el mantenimiento y el aprovisionamiento de dichas unidades respondiendo a las directrices generales de reestructuración y racionalización impuestas por el Ministerio de Defensa y por el Estado Mayor de la Armada, como son el recorte del gasto, plan de desguaces, plan de austeridad, etc. Para hacerlo el Arsenal ha tratado de utilizar los recursos, en primer lugar, allí donde había que ser más eficaces. Es decir, en la operatividad de la Flota y en la seguridad del personal. Y al mismo tiempo tratamos de conservar, al mínimo coste posible, las capacidades menos necesarias en el momento actual. Son muchas las cosas que temporalmente hemos dejado de hacer, pero nos aseguramos de que podamos volver a hacerlas, con la misma eficacia que antes, cuando mejoren las circunstancias.

-¿Cuál es el principal reto para el Arsenal de Ferrol a corto y medio plazo?

La lucha contra un presupuesto restrictivo sigue siendo uno de los retos más importantes, que no solo se refleja en el mantenimiento de las unidades a flote, sino también en las dependencias de tierra y en las infraestructuras en general.A más largo plazo debemos prepararnos para recibir y pertrechar el BAM que se encuentra ya en construcción, para entregárselo a la Flota en condiciones; sin olvidar, en un plazo mayor, los retos que impondrá la incorporación de las fragatas F-110, para los que pronto debemos empezar a prepararnos.

-El Príncipe de Asturias continúa bajo custodia del Arsenal. ¿Qué supone?

-La pequeña servidumbre de vigilar un buque vacío de gran desplazamiento para garantizar su integridad y su seguridad.

-¿Con qué previsión se trabaja para que pueda ser subastado?

El proceso de enajenación ya se ha iniciado. Comenzó con cierta demora debido a que en los últimos tiempos se han producido notables variaciones en la cotización de los materiales empleados en su construcción, lo que ha obligado a rehacer el expediente en varias ocasiones. No obstante, ese paso ya se ha completado y el siguiente será la aprobación de la orden de inicio por parte de la Junta Secundaria de Enajenaciones y Liquidadora de Material de la Armada, en Madrid. Posteriormente se iniciará el proceso de subasta pública. En todo caso parece que la enajenación no se producirá hasta bien entrado el año 2016.

-¿Cuáles serán sus funciones en su nuevo destino?

-Principalmente seré responsable de alistar y adiestrar a las unidades que constituyen la Fuerza de Acción Naval, para que estén perfectamente capacitadas para ejecutar las operaciones navales más exigentes como son la proyección, protección, libertad de acción y apoyo logístico operativo. Al mismo tiempo debo asumir el mando como COMSPMARFOR, que es el mando marítimo que la Armada ofrece a la OTAN o a la Unión Europea para su integración en fuerzas multinacionales navales o conjuntas y que precisamente este año ha asumido el mando del componente marítimo de la Fuerza de Respuesta Rápida conocida como NRF-15.

-¿Cuántos buques estarán bajo su control operativo? ¿Cuáles son?

-En total son 16 buques distribuidos en dos grupos: El Grupo 1 que comprende las 6 fragatas clase Santa Maria (F-80) con base en Rota, las cinco fragatas clase Álvaro de Bazan (F-100) y los BAC?s Patiño y Cantabria que, como bien sabe tienen su base en Ferrol. Y el Grupo 2 que comprende el LHD Juan Carlos I los LPD?s Galicia y Castilla, además de las embarcaciones y equipos del Grupo Naval de Playa.

-¿Cuál es su gran reto en este nuevo puesto?

-Mantener los niveles de alistamiento de las unidades, para lo cual habrá que intensificar la actividad en la mar, primando aquella directamente orientada hacia el adiestramiento de las unidades que debían incorporarse a las agrupaciones permanentes de la OTAN (especialmente la SNMG) y en las operaciones Atalanta, en el Índico ,y Active Endeavour, en el Mediterráneo.

-Su etapa al frente del Arsenal de Ferrol se ha caracterizado por la apertura de las Fuerzas Armadas a la sociedad civil. ¿Cuál ha sido el motivo?

-Tengo la convicción de que la Armada puede y debe contribuir con su patrimonio y sus valores a afianzar la cordial convivencia entre todos los que somos ciudadanos de Ferrol, convencido también de que todos, civiles y militares, debemos estar orgullosos de aquellos que vivieron en esta ciudad antes que nosotros y que tanto contribuyeron a engrandecer la historia de nuestra patria, muchos de ellos sobre las cubiertas de los imponentes navíos que aquí se construyeron, llevando el nombre de Ferrol y el de España, por todos los mares del globo, hasta los últimos rincones de la Tierra.

-¿Considera que la ciudadanía ha respondido a las iniciativas puestas en marcha?

Más en unas que en otras, como es lógico, pero siempre queda ese poso que, tarde o temprano, se manifiesta positivamente.

-¿Estima que la línea a seguir en este terreno es la que ya está en marcha?

Así es. Lo está, de hecho, desde hace mucho tiempo. Desde antes de que yo asumiera mi función como almirante del Arsenal. Pues siempre ha sido propósito de la Armada que así fuera. Lo que pasa es que a veces, de repente, surge alguna circunstancia excepcional, muchas veces casual, que desvela los esfuerzos que se han hecho durante mucho tiempo atrás.

-Siempre ha ejercido usted de ferrolano a lo largo de su carrera militar. ¿Tanto le marca esta ciudad?

-Por supuesto. No se trata ahora de profundizar en la historia, pero siempre he pensado que Ferrol es una ciudad especial. Es especial la forma en que nació. Es especial como se desarrolló y como se fue modelando el carácter de sus habitantes. Tan especial que, como dice la canción, no lo cambiaremos ningún día aunque nos den un millón.

-¿Considera superado el siempre polémico debate sobre el derribo de la muralla?

Creo que cualquier iniciativa en este sentido debe plantearse con total claridad, estudiar con rigor las dificultades de orden patrimonial, industrial y de seguridad que se pueden encontrar y tomar una decisión basada en dichos estudios y no exclusivamente en impulsos de carácter emocional, por muy legítimos que puedan llegar a ser.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«La Armada debe contribuir a afianzar la cordial convivencia entre todos los que somos ciudadanos de Ferrol»