Los fuegos cerraron unas fiestas de Ferrol que no gustaron a comerciantes, hosteleros ni vecinos

El sector del centro demanda más actividades en A Magdalena

Una vista de los tradicionales fuegos que pusieron el punto y final a las fiestas.
Una vista de los tradicionales fuegos que pusieron el punto y final a las fiestas.

Ferrol

Los establecimientos del Centro Comercial Aberto Ferrol A Magdalena apenas notaron diferencia durante el período de las fiestas de la ciudad con respecto a los días anteriores. El presidente de la asociación, Cristóbal García Nores, señala que los festejos «no fueron buenos» para ellos. «No dio la impresión de que hubiese ambiente de fiestas», indica. Los fuegos de Amboage cerraron anoche unas fiestas que no gustaron, en Ferrol, ni a los vecinos, ni a los hosteleros ni a los comerciantes.

El Concello elaboró un programa con el que intentó llegar a todos los barrios de la ciudad, pero García Nores opina que las actividades «tenían que haberse concentrado mucho más». El empresario defiende que A Magdalena «es un barrio que representa a todo Ferrol». En cuanto a las citas en sí, opina que «faltaron actividades en la calle»; «Eché de menos un pasacalles, que la ciudad estuviera adornada. Las personas que vinieron de fuera no tuvieron la sensación de que la ciudad estuviera en fiestas».

La asociación de A Magdalena no llevó a cabo ninguna iniciativa y los locales no estuvieron abiertos más allá de su horario normal, tampoco los domingos 23 y 30 de agosto. García Nores comenta que faltó «participación y diálogo» entre los comerciantes y el Concello». «No se contó con nosotros, tan solo mantuvimos una pequeña reunión antes de los festejos, pero no llegamos a ninguna conclusión», señala. De cara al futuro espera que la relación «se pueda mejorar bastante».

El presidente desea que en el 2016 «se busque que la ciudad tenga buena imagen y se genere una alegría que haga crecer la economía». Algunas de las citas previstas a realizar al aire libre tuvieron que trasladarse a recintos cerrados a causa de la lluvia. «El clima no ayudó, pero con eso no podemos hacer nada», opina, a lo que agrega que «en todo tipo de fiestas tiene que existir un plan B».

La última semana de agosto suele ser «floja» en cuanto al número de turistas. Lo confirman los de los hoteles, que se alejaron del 90 % que experimentaron en el resto del mes, y lo confirman las escasas ventas en los comercios de A Magdalena. García Nores cree que «un programa atractivo haría crecer esa cifra de visitantes», con lo que mejorarían los beneficios de la hostelería y el comercio.

La hostelería tampoco registró un gran repunte

Las fiestas de Ferrol no han supuesto una inyección tan drástica como se esperaba desde los establecimientos hosteleros. El sector experimentó una dosis adicional de actividad, aunque sin duda ha sido mayor años anteriores. Emilio Vázquez, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería Ferrol y Comarcas, explica que cada vez acude menos gente durante las fiestas: «Hay gente que, antes, venía en todos los períodos vacacionales: Navidades, Semana Santa y verano. Ahora, se les ve mucho menos, quizá solo en una de esas tres épocas».

También habla sobre el programa de fiestas. Para él, se precisa algo «más animado» para crear un ambiente festivo mayor en la ciudad. Por ejemplo, las clásicas orquestas, como la París o Panorama: «La gran mayoría de los espectáculos de estas fiestas tienen un público demasiado específico. Con las orquestas, se atrae mucho más público joven de la comarca y los alrededores, que es lo que realmente ayuda a nuestro sector».

Este tema provoca algo que, hasta ahora, no ocurría en las fiestas. La atmósfera festiva se creaba unas dos horas antes de cada espectáculo o concierto, lo que provocaba una mayor actividad en bares, cafeterías y restaurantes, ahora el público acude apenas media hora antes, lo que reduce el impacto de las celebraciones: «Ya no hay esa expectación, de aquellos que disfrutan del ánimo general o quieren ir buscando un mejor lugar para asistir a las representaciones».

Otro detalle que destaca es el importante papel de la gastronomía ferrolana, que califica como «muy competente y de calidad, algo que ayuda mucho como reclamo de cara al exterior. También tratamos de potenciar atractivos como el surf o el Camino Inglés, algo que atrae mucho al público extranjero».

El aspecto climatológico tampoco ha ayudado especialmente, con lluvias frecuentes que han obligado ha cancelar o trasladar ciertas actuaciones. Estos dos fenómenos han perjudicado a la asistencia: «Hay gente que a lo mejor tiene habitación para varios días pero que, a la mínima señal de lluvia, huye de la ciudad».

Así pues, los hosteleros ferrolanos no han apreciado esta época de festejos tanto como esperaban: «Para nosotros, estos días solían suponer un ingreso adicional. No se puede mantener un negocio dependiendo de una semana, y no es el caso, pero poder llegar a fin de mes con cierta holgura siempre es un alivio».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Los fuegos cerraron unas fiestas de Ferrol que no gustaron a comerciantes, hosteleros ni vecinos