Sánchez Monge: «Siento mucha pena al tener que dejar esta tierra» 

La Diócesis vuelve a quedar sin obispo con la marcha del prelado a Santander


ferrol / la voz

La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, la de la Galicia del Norte, la que entre los siglos V y VI fue cristianizada por obispos bretones como el legendario Mailoc, vuelve a quedarse sin mitra. Desde ayer a las 12 del mediodía, momento en el que Sánchez Monge pasó a ser oficialmente el titular del obispado de Santander, la vieja diócesis de San Rosendo, del obispo Guevara (al que Cervantes cita en el prólogo del Quijote, por cierto), de Quiroga Palacios, de Araúxo Iglesias y de tantos otros obispos casi legendarios, está, una vez más, en situación de sede vacante. «Siento mucha pena al tener que dejar esta tierra», decía Sánchez Monge, apenas una hora después de hacerse oficial su marcha a Cantabria, al comparecer ante los periodistas en la Domus, en la sede ferrolana del Obispado.

Junto a él, escuchando en silencio, estaban sus dos colaboradores más cercanos: su vicario general, Antonio Rodríguez Basanta, y el ecónomo diocesano, Ramón Otero Couso. Los hombrs sobre los reposará, durante los próximos meses, gran parte del peso del gobierno de la diócesis.

Administrador apostólico

Mientras no se nombre un nuevo obispo para Mondoñedo-Ferrol, Sánchez Monge ejercerá como administrador apostólico, pero lo hará a distancia. Así que la primera decisión tomada por él ayer, en su nueva situación, fue nombrar delegados suyos a todos los miembros de la curia, para qu ebajo el liderazgo de Rodríguez Basanta puedan seguir ejerciendo las mismas funciones que hasta ahora.

El trámite era imprescindible para evitar un vacío de poder. Porque xxcepto los cargos de vicario judicial y de ecónomo, todas las demás responsabilidades de la curia están directamente vinculadas al pontificado de cada obispo. Y cuando un obispo deja su cargo, cesa automáticamente la curia por él nombrada.

Pero ahora, ¿qué?

La cuestión es saber, ahora, cuánto tiempo habrá de permanecer sin obispo la Diócesis. En alguna ocasión, como tras la marcha de Araúxo Iglesias y hasta la llegada de Gea Escolano, el período de sede vacante se prolongó durante años. Si bien hay que recordar que aquellos fueron años en los que al frente de la Diócesis estuvo un gran sacerdote, Uxío García Amor -hoy prelado de honor de Su Santidad El Papa-, que llevó a cabo una labor verdaderamente brillante. En cualquier caso, no parece probable que se nombre un nuevo obispo en los próximos meses. Aunque ya empieza a sonar la posibilidad de que el elegido sea alguno de los obispos auxiliares de la Diócesis de Madrid, que llegaron a sus actuales cargos cuando al frente de la misma estaba el cardenal Rouco Varela.

Sánchez Monge, palentino de nacimiento, no ha llegado a estar diez años al frente de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Una diócesis de extraordinaria trascendencia histórica, y dueña de un inmenso patrimonio cultural, pero de recursos económicos más que limitados. Circunstancia a la que viene a sumarse ahora el hecho de sufrir una alarmante falta de sacerdotes.

Despedida

El viernes, día 22, en la catedral de Mondoñedo, se celebrará el primero de los actos de despedida del obispo. El siguiente será en Ferrol, en la concatedral de San Julián, dos días más tarde. Y el día 30 ya tomará posesión del obispado de Santander.

«Si a alguien he ofendido alguna vez, le pido perdón», decía Sánchez Monge ayer. «Y a Dios -añadía- le doy gracias por todos vosotros».

La Galicia del Norte, la que se corresponde con el territorio de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, no es una tierra cualquiera. Bien al contrario. Es una Galicia repleta de singularidades. Y de problemas. Problemas ante los que la Iglesia no puede cerrar los ojos. Cosa que debería de tenerse muy en cuenta a la hora de nombrar al obispo que suceda a Sánchez Monge.

GRAVE CRISIS ECONÓMICA

La recuperación que no llega. La crisis económica ha golpeado con fuerza al área industrial de Ferrol, a las explaciones agrarias de la Terra Chá, a las villas pesqueras del litoral cantábrico... La recuperación de la economía (ayer lo recordaba el propio Sánchez Monge) sigue sin ser percibida por miles y miles de familias que se enfrentan a situaciones muy difíciles cada día.

escasez de sacerdotes

La situación del Real Seminario de Santa Catalina. La escasez de sacerdotes es especialmente grave en la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Algo que es consecuencia directa -Sánchez Monge lo reconocía ayer también- de la falta de vocaciones. El Real Seminario de Santa Catalina ha suspendido la actividad docente. Cosa que supone una inmensa pérdida para la Iglesia, para la ciudad de Mondoñedo y para la cultura de Galicia. Es fundamental corregir esa situación de inmediato.

ATENCIÓN A LOS MAYORES

El envejecimiento de la población se agrava. La población de la Galicia del Norte continúa envejeciendo. Y cada vez son más las personas mayores que viven solas. Personas, a menudo, enfermas. Los recursos sociales de la Diócesis deben seguir volcándose en la atención a esas personas.

patrimonio

Protección del legado cultural. El patrimonio cultural de la Diócesis (arquitectónico, literario, artístico...) necesita ser objeto de la máxima protección para que pueda ser legado a las generaciones futuras.

«Aquí he sido acogido con un enorme cariño; los gallegos siempre te abren su corazón, son personas muy generosas»

«Me gustaría que mi sucesor fuese un obispo muy cercano, humanamente, a todos; en especial a los pobres y a todos los que sufren»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Sánchez Monge: «Siento mucha pena al tener que dejar esta tierra»