Cuatro años de BIC en Ferrol Vello

FERROL CIUDAD

Deterioro y pintadas conviven en el barrio.
Deterioro y pintadas conviven en el barrio.

La declaración apenas ha supuesto avances en la rehabilitación

11 feb 2015 . Actualizado a las 18:11 h.

Ferrol Vello cumplió ayer su primer cuatrienio como bien de interés cultural (BIC). La declaración ponía en el mapa un barrio singular dentro de la arquitectura histórica gallega. Suponía una puesta en valor del patrimonio de la ciudad, pero sobre todo la esperanza de su protección y recuperación. Y una puerta abierta a más ayudas para la rehabilitación. Han pasado cuatro años desde aquel 10 de febrero del 2011 en el que el Concello y hasta Núñez Feijoo se congratulaban del logro de una demanda «unánime», decía el presidente de la Xunta.

Pero aún hoy el renacimiento del barrio todavía se ve lejano. Tampoco se puede decir que nada haya cambiado. La casa donde Carballo Calero pasó parte de su infancia se vino parcialmente abajo. La Praza Vella se valló y los solares en ruinas se limpiaron. También cayó la Fábrica de Lápices, pese a la oposición de distintos colectivos, y su solar continúa hoy vacío. La calle Carmen Curuxeiras se cerró al paso, desviando el trazado del Camiño Inglés. Y las grietas aparecidas obligaron a apuntalar aparatosamente el edificio situado en el número 12. A las amenazas de multas se unieron sanciones efectivas a las propiedades en ruinas. Y algunos de sus dueños accedieron a demoler propiedades que amenazaban con caerse. Se redujo el riesgo, pero no aumentó la construcción. Salvo algunos loables casos de rehabilitación, Ferrol Vello todavía no ha visto la luz al final del túnel.

Muchos culpan al BIC del retraso en la recuperación. Entre ellos, la asociación vecinal y el propio gobierno. El alcalde considera que la declaración fue «precipitada» y que «había que ejecutar previamente el plan especial», un documento en revisión que aguarda su aprobación definitiva. Y ello, sostiene, «ha provocado una parálisis de actuaciones» que se retomará, dice, «cuando se apruebe definitivamente el plan, que ya incorpora las directrices de una declaración BIC».