Iria Grandal: «La casita de muñecas era más grande que yo»

La arquera olímpica sigue apegada a la magia de los Reyes Magos


Iria Grandal (Ferrol, 1990) sigue apegada a la magia de los Reyes Magos. «Cada año le pido a mis padres que me acompañen», explica la arquera olímpica, que pasa todo el curso en la residencia Joaquín Blume de Madrid y disfruta de las vacaciones en familia. Aunque el ritual del día 6 ya no tiene nada que ver con el de su infancia en el barrio de A Magdalena. «Mi hermano y yo nos levantábamos y abríamos los regalos, pero luego tocaba ir con nuestros primos a casa de nuestra abuela. Allí, en su habitación, en la de mi tía abuela y en la de mi tía, había más paquetes», recuerda sonriente.

Antes incluso de empuñar su primer arco, recibió un regalo inolvidable, una casita de muñecas artesanal. «Mi tía abuela habló con los Reyes y la encargó a un carpintero, y luego la familia se ocupó del resto, de ir empapelando las habitaciones, colocando las alfombras... La casita de muñecas me parecía gigante. Era más grande que yo», explica Grandal.

El ritual de las Navidades arrancaba con el montaje del nacimiento: «Hacíamos un Belén gigante y le dejábamos comida a los Reyes Magos para que cogiesen fuerzas para toda la noche. Dormía en una litera con mi hermano y recuerdo cuando una mañana apareció un mueble separado junto a una ventana, con restos de arena. Nos volvimos locos. Era la prueba definitiva de que los Reyes habían pasado por allí». Iria Grandal, que a los 23 años conserva su rostro aniñado, no descubrió el mecanismo que esconden los regalos hasta «cumplir los 8», pero mantuvo el secreto durante más tiempo «como todo el mundo, para recibir más cosas».

En su carta destino Oriente, la subcampeona de Europa por equipos del 2012 incluyó un regalo para los viajes a los torneos: «Me vendría bien un altavoz inalámbrico para escuchar música. A ver si hay suerte».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Iria Grandal: «La casita de muñecas era más grande que yo»