El contorno de Hispania ve como una oportunidad la demolición

Rocío Pita Parada
ROCÍO PITA PARADA FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

ANGEL MANSO

Vecinos y negocios creen que la construcción de pisos relanzaría la zona

29 ene 2012 . Actualizado a las 07:05 h.

Misión imposible rodear esta semana el perímetro de la Fábrica de Lápices, libreta y cámara en mano, sin toparse con la satisfacción de algún vecino por el inicio del derribo. Porque mientras distintos colectivos defienden la paralización de la demolición y la conservación de algunos de los elementos que caracterizaban a la antigua Hispania, quienes a diario se asoman a sus ruinas no ven nada que conservar.

«Ya era hora», «por fin» y «eso no es más que un nido de ratas» son el trending topic del barrio, las expresiones más repetidas en una zona en la que no se habla de otra cosa. La mayoría de los residentes en el entorno aprueba la desaparición de una planta que fue un emblema fabril de la ciudad para dejar paso a la construcción de viviendas. Sobre todo, porque consideran que atajará la actual situación de abandono de los terrenos y porque atraerá más gente hasta Ferrol Vello. Y con ello, más vida y también más potenciales clientes. Así lo estiman responsables de negocios próximos a la fábrica, que ven en la futura actuación inmobiliaria una oportunidad. «Podría ayudar a que hubiese más movimiento», dice Tomás Freire tras la caja del supermercado San Pedro, perteneciente a la cadena Covirán. «Lo que quiero es que la tiren rápido», añade.

Tampoco la quieren ver más delante en la librería Gloria. Ni en el café bar O Recreo, donde ya aseguran haber notado los efectos positivos del derribo en forma de más clientes. Un poco más abajo, en la peluquería Ancris, la opinión está dividida. Mientras la peluquera Cristina Torres aboga por el derribo - «huele mal y es un poco feo»-, María Amado, una de las clientes defiende su conservación: «Es patrimonio industrial», defiende.