Miguel Balado: «En 12 anos traballei en 152 países, igual espertaba nos Ángeles que en Corea»

ANA F. CUBA FENE / LA VOZ

FENE

Miguel Balado, en la sede de su empresa, en el polígono de Río do Pozo, en Narón
Miguel Balado, en la sede de su empresa, en el polígono de Río do Pozo, en Narón JOSE PARDO

Este fenés de 40 años pidió la cuenta en Cándido Hermida, que ahora es su principal cliente en la empresa que creó en octubre y que ya tiene 15 empleados

21 ene 2022 . Actualizado a las 21:42 h.

Miguel Balado Seco (Sillobre-Fene, 40 años) se ha convertido en empresario en apenas un año y casi sin pretenderlo. Estudió electrónica y trabaja desde los 17 años. Empezó de pintor, en una empresa de Fene, se especializó en decoración y acabados especiales, y acabó en Cándido Hermida, en Narón. «Botei máis de doce anos, ao ano e pico fixéronme xefe de equipo e despois supervisor de acabados especiais e I+D», repasa. Allí, además de manejar madera, aprendió a desarrollar proyectos y diseños con solid surface (una materia prima obtenida a partir de minerales naturales y resinas). Y lo hizo viajando por todo el mundo: «Traballei en 152 países, algún non sabía nin que existía. Como supervisor facía viaxes de moi curta estancia, tanto espertaba nos Ángeles coma en Corea. O último ano botei na casa 31 días».

Ése fue uno de los motivos por los que decidió dejar la empresa: «Sentíame valorado, pero quería dar un paso máis na miña vida. Sei que para poñer isto a andar teño que estar fastidiado un ano ou dos, pero despois espero poder ter máis tempo para min e para a miña familia, traballar, pero máis en labores de coordinación e de I+D». El ERTE de Cándido Hermida, por la pandemia, no le afectó, y pidió la cuenta justo antes de los despidos. La firma de Narón en la que entró como jefe de taller acabó mal y al mes y medio, Miguel se hizo autónomo.

«Nese momento, en Cándido Hermida ofrecéronme traballar con eles como empresa colaboradora, en outubro [de 2021] empecei, agora somos 16 na plantilla e estamos ampliando coa previsión de chegar a 20 dentro de dúas semanas», explica. Asegura que encontrar «persoal cualificado e con gañas de traballar é moi complicado», y aún más «xente disposta a desprazarse por toda España e por outros países».