Los comuneros repueblan los montes de Marraxón con árboles autóctonos

El avance en la reforestación de áreas comunales de Sillobre, como la de Chao das Pozas, permitirá recuperar el hábitat tradicional de la zona


ferrol / la voz

Los comuneros de Sillobre dieron ayer un nuevo paso de cara a la recuperación del hábitat tradicional de sus montes. A lo largo de este fin de semana llevarán a cabo la reforestación de otra de las áreas comunales de Marraxón, en este caso la de Chao das Pozas.

Los trabajos, que van a permitir que el abedul vuelva a crecer en ese lugar, se están llevando a cabo con la colaboración del Concello de Fene, de la Diputación Provincial de A Coruña, de la Asociación para a Custodia do Bloque Atlántico Betula y de Aspanes. «Incluso nos estiveron axudando varios membros da corporación municipal de Fene», explicaba el presidente de los comuneros de Sillobre, Francisco Tomás Corral Vilar.

Bosque atlántico

«Na medida do posible -apunta el presidente de los comuneros- nós queremos que a rexeneración dos montes comunais de Sillobre permita recuperar o bosque atlántico propio desta zona de Galicia. Iso non sempre vai ser doado -añade-, porque os montes comunais de Sillobre están situados nunha zona moi elevada, e hai especies que teñen problemas para medrar alí. Pero precisamente por iso estamos levando a cabo un proxecto desenvolvido co máximo rigor e co máximo esforzo, porque somos conscientes de que temos nas mans un verdadeiro tesouro».

«A elección do bidueiro para a repoboación da zona do Chao das Pozas -añade Francisco Tomás Corral- vén dada polo feito de que se trata dunha terra que, como indica o seu propio nome, tende a encherse de pequenas lagoas, cousa que a fai moi rica en auga, cousa que permite medrar moi ben a estas árbores».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags

Los comuneros repueblan los montes de Marraxón con árboles autóctonos