Fene instala en el paseo de San Valentín la primera ducha canina

Puede usarse para el baño de perros de cualquier tamaño


fene / la voz

Fene dispone de su primera ducha para mascotas. El Concello ha montado la instalación junto al paseo de San Valentín, en una zona «muy concurrida por las mascotas y sus dueños», como indica la concejala de Medio Ambiente, Marta Pereiro. Junto a la ducha se ha colocado una fuente «especial, compartida para personas y mascotas». Ambas piezas son de acero inoxidable, con temporizador y difusores, y están preparadas «para evitar daños provocados por actos vandálicos», según recalca la edila.

Pereiro anuncia, por otro lado, que pronto se publicará la ordenanza sobre tenencia y bienestar animal, que aborda el maltrato, la limpieza de excrementos, el uso de las playas con perros, los parques caninos o el régimen de sanciones para infractores. El gobierno local también promoverá campañas de concienciación sobre este tema (y en materia de reciclaje) en los colegios, con talleres relacionados con el medio ambiente y la biodiversidad.

Desde el área que coordina Pereiro destacan, además, la reciente jornada de limpieza del río Baa, en Maniños, en colaboración con el colectivo Aetna, o las tareas acometidas en el cauce del Cádavo para evitar desbordamientos. Este departamento también impulsa planes y acciones del Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, del que forma parte el Concello fenés. «Supone el compromiso del gobierno local de adoptar medidas para el freno del cambio climático, como la reducción del consumo energético, la sustitución de energías fósiles por renovables o la recuperación de espacios verdes», dice Pereiro. El Ayuntamiento ha recibido una subvención de 9.500 euros con este objetivo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Fene instala en el paseo de San Valentín la primera ducha canina