Susto para un nonagenario con fiebre al que llevó su hija

Marga Pietro llevó a su padre a realizar el test


Ferrol

Marga Prieto fue la encargada de llevar a su padre, Miguel Prieto Bouza, al punto de recogida de muestras del hospital Novoa Santos tras consultar con su médico de cabecera: «Llevaba dos días con 38 de fiebre y catarro, así que llamé enseguida a nuestro médico, que nos dijo que era mejor salir de dudas, porque mi padre tiene 90 años», explica. Al final, el test resultó negativo y esta familia de Fene pudo respirar tranquila: «Estábamos preocupados, pero ayudó mucho que todo fuese muy rápido, apenas pasaron dos días desde que lo pidieron desde el ambulatorio», cuenta Marga, que condujo hasta la carpa donde las enfermeras toman sus muestras, con su padre en la parte de atrás. «Tampoco tuvimos que esperar mucho allí», explica la hija de un nonagenario que ha tenido una vida azarosa. Miguel nació en el área más remota de As Pontes, cerca de As Somozas y aún recuerda que durante muchos años solo tenía un caballo para desplazarse por la comarca. Ahora vive en Fene y aunque esta primavera ha tenido algunos achaques, es consciente de que ha podido esquivar el virus y está tan contento como su hija con la experiencia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Susto para un nonagenario con fiebre al que llevó su hija