La izquierda se alía en Fene para arrebatar la alcaldía a los populares

Acaban de presentar una moción de censura contra Gumersindo Galego


Fene

Golpe de timón en Fene. Siete meses después del arranque del mandato, el Concello podría cambiar de alcalde en un par de semanas. BNG, EU y tres de los cuatro ediles del PSOE —el veterano Antón Noceda afirma que a él nunca se le planteó— registraron este viernes al mediodía una moción de censura al conservador Gumersindo Galego. El actual regidor, al frente de un gobierno en minoría (6 de 17 ediles), está en la picota desde que se hiciera pública su condena por un delito contra la seguridad vial por conducir triplicando la tasa de alcohol en sangre permitida.

El ejecutivo de izquierdas, que no fue posible en junio en Fene (12.944 habitantes), se materializará ahora, tras la decisión de las edilas capitaneadas por la actual portavoz municipal socialista, Mar Piñeiro, de «apostar por el diálogo, en beneficio de los feneses» con el resto de grupos que el pasado 5 de diciembre reprobaban al actual gobierno popular.

Este giro supone una apuesta por pasar página a un pasado marcado por las «rencillas» y, sobre todo, por el enfrentamiento personal entre el líder nacionalista, el exregidor Juventino Trigo, y la vieja guardia socialista. Un conflicto que llevó ala agrupación local del PSOE, a facilitar hace unos meses que la fuerza más votada, el PP (33,80 %, 71 votos más que los nacionalistas), se hiciera con la alcaldía en un municipio en el que más del 62 % de los sufragios en las municipales fueron a parar a grupos de izquierda: seis ediles BNG, cuatro y uno Esquerda Unida. Una decisión duramente criticada en su momento incluso desde la dirección del PSdeG, proclive a construir mayorías de gobierno progresistas allí donde BNG y PSOE sumasen.

Los firmantes de la moción sostienen que el gobierno municipal está paralizado y que actúa de forma errática. Aluden a la falta de avance de cuestiones clave, al deterioro de servicios municipales, a los problemas con el personal municipal,  la pérdida de subvenciones y el incumplimiento de sus compromisos electorales.

En caso de no fluctuar los apoyos de uno y el otro «bando», en el pleno automáticamente convocado para el 7 de febrero a las 12 horas, el nacionalista, Juventino Trigo, quien fuera regidor entre junio de 2015 y abril de 2018, recuperaría el bastón de mando, que se vio obligado a ceder a Galego tras el triunfo de la moción de censura, impulsada por los populares y un grupo afín a las Mareas, Somos Fene. Un acuerdo que permitió un ejecutivo de mayoría en el tramo final de un mandato más que convulso, marcado por la ruptura de gobierno de BNG-PSOE, la expulsión de estos últimos del ejecutivo y la judicialización de la vida política municipal, derivada de los intentos de los nacionalistas para frenar su caída.

Ahora, tras un mes largo de conversaciones, la izquierda vuelve a unirse y lo hará no solo para desalojar de la alcaldía a Gumersindo Galego. En el horizonte, un gobierno de coalición, con pautas de trabajo ya establecidas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

La izquierda se alía en Fene para arrebatar la alcaldía a los populares