Elena García: «Cada veciño que morre, casa que se pecha e non se abre máis»


fene / La Vozo barco / La Voz

Elena García tenía once meses cuando se mudó a Millarouso (en O Barco de Valdeorras), donde ha vivido toda su vida. Ahora, con 66 años, dibuja una radiografía de un pueblo, situado a apenas diez minutos del casco urbano, cada vez más vaciado. «Antes eramos 50 veciños [no habitantes, sino casas abiertas] e agora somos 22; de 20 anos para aquí perdéronse todos eses, e nos últimos tres, pecharon outras dúas ou tres casas», señala. Y añade: «Cada un que vai morrendo, casa que se pecha e non se abre máis, porque aquí non vén vivir ninguén».

Siguen siendo 22 casas habitadas, pero en ninguna queda la gente que había antaño. Hace tres décadas, en una vivienda que cita como ejemplo residían un matrimonio y sus seis hijos. En aquella misma casa queda ahora solo uno de los vástagos, soltero; y en todo el pueblo hay apenas dos niños, uno de ellos su propio nieto. El transporte escolar trae más chavales cada día, porque hay padres que mandan a sus hijos a pasar la tarde con los abuelos mientras ellos trabajan. Pero ya no viven allí. «A xente nova marchou moita para O Barco; e non o entendo, porque aquí temos toda as comodidades: temos a luz, a auga, o lixo... E tardamos nada en chegar alí», señala. Lamenta, no obstante, que los dos ordenadores que se instalaron en el centro social apenas tengan uso. La conexión a Internet es tan lenta que la gente se desespera y ya no los utiliza.

Paseando por el pueblo se ve alguna casa en venta. No son muchas. Pero tampoco hay quien compre. García alude también a los elevados precios que se piden por casas que precisan mucha reforma, que acaban de echar atrás a quienes podrían estar interesados.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Elena García: «Cada veciño que morre, casa que se pecha e non se abre máis»