Sillobresa de inmensa fe y gran corazón

María Teresa Dopico Vivero, Marité de Roque (Sillobre, 1940 - Oviedo, 2018)

A la izquierda, Marité con la imagen de San Ramón; y a la derecha, con su madre
A la izquierda, Marité con la imagen de San Ramón; y a la derecha, con su madre

Fene

El pasado día 4 fallecía en Oviedo nuestra querida vecina Marité, Marité de Roque. Era muy querida en la parroquia, no solo por su bondad infinita y su empatía con las personas, sino también por estar vinculada a la iglesia de Sillobre, de manera muy especial, ya que durante más de 100 años su familia fue la encargada de cuidar de la imagen de San Ramón y del niño Jesús, cometido que cumplió hasta su final. Cabe destacar de Marité su entereza a la hora de afrontar su enfermedad y su profunda y verdadera fe.

Hay santos que no se veneran en los altares, y podemos decir que Marité era uno de ellos. Química de profesión, y afincada en Oviedo, volvía a su casa sillobresa de Pedre constantemente. Era un ser humano excepcional.

Desde la parroquia de Sillobre queremos manifestar nuestro profundo pesar ante su perdida y hacer lo que ella nos pidió, rezar. Por eso le pedimos a San Ramón y a Dios que acoja su alma en el cielo y le den el descanso eterno. Hasta siempre Marité. Descansa en paz.

El entierro de sus cenizas está previsto para el día 26 de diciembre a las 17:00 horas en el cementerio de Sillobre y el funeral será a continuación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Tags
Comentarios

Sillobresa de inmensa fe y gran corazón