Solo la eólica marina genera trabajo en Fene tras dos años sin veto civil

Los portavoces de la plantilla piden que el astillero vuelva a la construcción naval


Ferrol

Acaban de cumplirse dos años desde que expirase el veto que mantuvo a Navantia Fene excluido de la construcción de buques, pero el astillero sigue sin deslizar un barco por sus gradas. El 1 de enero del 2015, la antigua Astano, que llevaba tres décadas fuera del sector naval convencional, se quedaron sin efecto las limitaciones que había pactado el Gobierno central con la Unión Europea en la última reconversión, y que habían supuesto en la práctica la prórroga de otras anteriores.

El fin del veto coincidió en el tiempo con la firma del primer contrato de eólica marina de la factoría, el encargado por Iberdrola en diciembre del 2014 para la fabricación, en alianza con Windar, de 29 jackets para el parque de Wikinger en Iberdrola, que devolvió la actividad al astillero en el verano del 2015. Medio año después del de la eléctrica vasca llegaría el pedido de Statoil para la fabricación de cinco superestructuras para el que será el primer parque eólico marino flotante del mundo, actualmente en ejecución. Hace unas semanas se materializaron otros dos encargos: el de Iberdrola para la producción de 42 jackets para el recinto East Anglia One, que también promueve Iberdrola, en Reino Unido, y el de Siemens, de cuatro cimentaciones para un parque experimental en Dinamarca. Los trabajos de estas últimas piezas darán comienzo en mayo y, los de las estructuras para Iberdrola, en junio.

Los trabajadores del astillero siempre han mantenido una postura fría con respecto al negocio de la eólica marina, ya que apenas participan y son las plantillas de las compañías auxiliares las que mayoritariamente asumen las tareas. Ayer, el comité de empresa de Navantia Fene emitió un comunicado en el que de nuevo reclama una apuesta firme por la construcción naval en la planta de Perlío. En este sentido, demanda al Gobierno central «un urxente inicio de conversacións coa representación sindical dos traballadores para acordar un plan que garanta o futuro e a estabilidade para Navantia Fene como centro de titularidade pública, que defina a súa carga de traballo na construcción naval xeradora de emprego para a comarca, que impulse o imprescindible relevo xeracional e que contemple os investimentos necesarios para potenciar as nosas instalacións».

La puesta en marcha del programa de futuro para el sector naval público es una de las demandas que han abanderado los representantes de los trabajadores en los últimos años, e incluso la propia Navantia había anunciado a finales del 2015 el lanzamiento de un plan para el período 2016-2020 que implicase el rejuvenecimiento de las plantillas. La situación de parálisis política que vivió el país durante el pasado año frenó todo tipo de negociación entre los portavoces de los trabajadores y la dirección de la compañía, que depende de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que no llegó a mover ficha en ese sentido.

Todos los grupos políticos con representación en el Congreso mostraron su respaldo a la negociación de ese plan, en el que los portavoces del censo de operarios de Fene quieren que esté especificado su especialización.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Solo la eólica marina genera trabajo en Fene tras dos años sin veto civil