Conservar la historia a través del arte

Nieves Rodeiro, C.E. FENE

FENE

Cinco jóvenes pintan un mural sobre su visión de la represión franquista a través de un proyecto de un profesor universitario de Los Ángeles y una artista de Fene

29 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«Os monumentos non poden manter vivo no tempo determinado feito. Somos nós, as persoas, os que facemos que perdure». Son las palabras del profesor estadounidense John Thompson que, preocupado por la conservación de la memoria histórica, emprendió hace varios años sus investigaciones en el tema. ¿Los resultados? La gente no conoce el significado de los monumentos. No sirven de enlace entre el pasado y los jóvenes del futuro. Para eso «necesitamos implicarlos en el proceso de creación», afirma. Ahora, varios años después de las pesquisas, el profesor ha traído a Fene Pinta pasado, crea futuro, una nueva forma de conservar la historia a través del «Novo xénero da arte pública».

Suzanne Lazy y Judy Baca son las verdaderas protagonistas de esta nueva corriente. Ellas constituyen la fuente de inspiración de Thompson que, fijándose en el proyecto que Baca realizó en Los Ángeles, decidió traerlo a Fene de la mano de Laura Bouza, la artista que ha dirigido todo el proceso. «Baca fixo que varios xoves participaran na creación dun mural que representaba a problemática en Los Ángeles das minorías étnicas», explica. Fue a partir de este momento cuando el profesor, muy vinculado a Galicia, decidió traer la iniciativa a la villa.

Hoy, tras dos semanas de trabajo, el mural se presenta al público. Un proyecto que ha sido realizado prácticamente de forma íntegra por cinco alumnos del IES Fene «que traballaron de forma moi implicada e comprometida co tema». Lucas, Mariña, Aitana, Teo y Sara. Thompson no se cansa de resaltar que ellos son los promotores de todo el trabajo. «Son os creadores das imaxes, os que pintaron, os que decidiron como trasladar a represión ao bando republicano durante á guerra civil... todo, para plasmalo no seu mural», algo que según el profesor va más allá de los trabajos de Judy Baca. Durante un encuentro que pudo tener con la artista supo que los jóvenes solo participaran aportando las ideas que luego Baca trasladara al mural. Sin embargo, en Fene han sido los propios alumnos los que han pillado el pincel para transmitir su propia visión de la represión franquista.

Tras el mural hay un largo trabajo de toma de contacto con el tema. Durante la primera quincena de julio estos jóvenes -de edades comprendidas entre los 15 y 18 años- se han empapado de las experiencias que numerosos ponentes les han trasladado. «Nada de leccións maxistrais, senón ponencias interactivas. Un espazo de debate e reflexión onde os rapaces aprenden. Ademais, tras cada sesión, eles facían en común propostas de cómo representar o que acababan de escoitar. Unha forma de aprender a traballar en equipo e saber tamén chegar ao consenso», afirma el profesor.

«A importancia que ten que os xoves se sentan parte da memoria histórica é algo primordial para poder conservala», cuenta Thompson. Una nueva forma pedagógica que permite que no se produzca la ruptura que «actualmente se está dando entre a terceira e a cuarta xeración, que son os xoves de agora». El profesor resalta que es un género pionero en España y que debería repetirse en otros puntos y con otros hechos históricos. Por eso, ya se plantea la creación de una publicación en castellano que recoja la experiencia experimental que ha tenido lugar en Fene. «O obxectivo é que se leve a outros lugares para así seguir con esta tentativa de que o futuro non se desligue do seu pasado», explica.

Presentación de un libro

Hoy también se presenta la publicación As vítimas de Fene, que rinde homenaje a las víctimas de la dictadura franquista y el golpe de estado de 1936. Será en un acto conjunto con el mural y pretende «divulgar a verdade histórica dos anos trinta e cuarenta» a través de historias particulares que sufrieron la represión falangista.