De novato al podio en la eólica marina

Instalaciones potentes, gestión de grandes proyectos y conocimiento del naval, claves del éxito de Navantia

La obra de Statoil requirió de grandes inversiones en los talleres.
La obra de Statoil requirió de grandes inversiones en los talleres.

Ferrol

Cuando logró hacerse con el contrato para la construcción de 29 jackets para el parque eólico marino de Wikinger, Navantia era un novato en el sector. El presidente de la compañía, José Manuel Revuelta, lo recordó el pasado viernes en las jornadas sectoriales del CIS, al decir que Iberdrola tenía «más miedo en el cuerpo que otra cosa» al afrontar la obra con las plantas públicas. La apuesta, según subrayan tanto el productor como el cliente, está resultando exitosa. Ha sido por la suma de varios factores, que Navantia, en alianza con Windar Renovables, está dispuesta a seguir aprovechando para ganar cuota en un mercado cuya curva de crecimiento garantizan todos los operadores del sector. 

¿Cuáles son las ventajas que han permitido posicionarse a Navantia en la eólica marina?

Principalmente sus instalaciones, con grandes superficies tanto para la construcción de los gigantescos componentes que conforman los parques marinos como para su manipulación, además de acceso directo al mar. «La grúa pórtico es la mayor ventaja que tenemos», afirma Orlando Alonso, presidente de Windar Renovables, que permite construir y mover las grandes estructuras. Además, su conocimiento en el sector naval le ha permitido extrapolar ese bagaje a algunos de los procesos del sector. Víctor Rey, director de Operaciones Offshore de Iberdrola, también subrayó en las recientes jornadas en el CIS que la capacidad de los astilleros públicos para gestionar grandes programas es otra de las fortalezas que les ha permitido adentrarse con éxito en el sector. Su alianza con la asturiana Windar Renovables, que ya tenía experiencia y conocimientos en este mercado, fue otro de los pilares de esta estrategia, resaltado por Xabier Viteri, director del negocio de Renovables de la eléctrica vasca. 

¿Con cuántos astilleros compite el naval ferrolano por obras de este sector?

El negocio de la eólica marina se concentra principalmente en tres países europeos: Reino Unido, Alemania y Francia, aunque también se está desarrollando de forma incipiente en Estados Unidos. Es un sector «eurocéntrico», como calificó José Ángel Díaz Álvarez, director corporativo tecnológico de la eléctrica portuguesa EDP. En el caso concreto de las jackets, estructuras de acero que sustentan los aerogeneradores en el mar, son factorías comunitarias las que están recibiendo mayoritariamente los pedidos procedentes de este mercado. Son las de Verdal (Noruega), Bifad (Escocia), Bladt (Dinamarca), Mars (Polonia), Smulders (Bélgica) y Navantia. Sin embargo, a excepción de la planta danesa, ninguna cuenta con la superficie para almacenaje de la antigua Astano, con opciones solo para apilar hasta diez jackets. En cuanto a los medios de montaje, tampoco disponen de los que operan en la ría, lo que les obliga en algún caso a construir las estructuras de forma modular y luego ensamblarlas o a fabricarlas tumbadas y ponerlas luego en pie en una compleja operación. 

¿Cuáles son los retos que afronta este segmento de actividad?

Todos los actores en este mercado apuntan directamente a la necesidad de rebajar los costes en toda la cadena de negocio, empezando por las eléctricas y acabando por el último de los suministradores. Innovación y estandarización de los componentes ayudarían a los fabricantes en este objetivo, nada fácil tomando en cuenta que entre parques de las mismas operadoras se producen variaciones en las piezas. «Vemos un área muy importante para la reducción de costes que es en la instalación y ahí ofrecemos nuestro conocimiento, referencias y experiencia en grandes proyectos offshore y grandes operaciones de transporte, como fueron las de envíos de buques para Australia», apuntó también el director comercial de Buques Civiles y Diversificación de Navantia, Jorge López Novo. La formación de personal especializado es otro de los retos, ya que el sector se está encontrando con dificultades en este sentido. 

¿Cuántos concursos presentan opciones para Navantia y Windar?

En estos momentos tiene presentadas alrededor de diez ofertas en el sector. Abel Méndez concretó que todos ellos implicarían la adjudicación de unas 200 jackets este año y otras tantas el próximo año. El parque de Beatrice, impulsado por un consorcio en el que participa Repsol, centra las mayores expectivas inmediatas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

De novato al podio en la eólica marina