La tercera oportunidad de Imenosa

Windar contrata personal y adecúa instalaciones para la obra eólica marina

Las camas de acero sobre las que crecerán los componentes ya están listas.
Las camas de acero sobre las que crecerán los componentes ya están listas.

ferrol / la voz

Durante los primeros días en los que Leandro Meizoso Cal, jefe de taller de la obra de eólica marina de Windar Renovables, llegó a la antigua Imenosa, tenía cada jornada unas veinte personas para entregar sus currículos. Afirma que acudía al control a recogerlos personalmente. Muchos tenían escasa confianza en poder pasar una prueba de selección que, según explica Meizoso, han superado ya alrededor de 45 personas. El 99 % de los trabajadores que empleará Windar para fabricar los componentes de los jackets -estructuras sobre los que se asientan los aerogenedores en el mar- contratados por Iberdrola a su empresa y también a Navantia, pertenecen a la comarca.

En estos momentos, 14 de ellos ya se encuentran en las instalaciones de la antigua fábrica de bienes de equipo de Fene, y el número irá creciendo conforme avance la obra hasta rondar los 80 puestos directos, aunque los indirectos elevarán mucho más esta cifra.

La compañía se ocupará de realizar los nudos inferiores de las estructuras, las piezas de transición y los pilotes. En los talleres que ocupa la firma en la antigua Imenosa ya están preparadas las tres camas de acero sobre las que crecerán los pilotes, que tendrán ocho metros de alto y pesarán unas 170 toneladas de acero. Se simultaneará el proceso de las tres piezas, aunque tampoco se descarta que, si así fuerse necesario, se aumentase hasta una cuarta.

Sus superlativas dimensiones han obligado a realizar algunas modificaciones a los talleres, entre ellas la ampliación de las puertas, ya que por las antiguas no podrían salir las piezas, unas vez estibadas.

En los próximos días está previsto que lleguen por vía marítima a las instalaciones de Carenas de Navantia Fene, es decir, a la parcela contigua a la de la vieja Imenosa, los cilindros necesarios para comenzar la obra, y a partir de entonces la actividad en los talleres, y también la incorporación del personal, irá aumentando progresivamente.

Paralelamente a la fabricación de las camas de acero y a la adecuación de las naves, Windar está sometiendo a sus posibles trabajadores a los procesos de homologaciones exigidos para llevar a cabo la obra. En las instalaciones se encuentran las mesas en donde se están efectuando las pruebas.

Los preparativos se suceden. Se adecúan vestuarios para el personal y se pintan las zonas de descarga. Los trabajadores esperan el arranque del grueso de las tareas.

La eólica marina su repercusión en el mercado laboral de la zona

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

La tercera oportunidad de Imenosa