El percebe de Cedeira, Cariño y Meirás se cotiza al alza por la mayor demanda entre particulares con la pandemia

Los precios medios en lo que va de año sobrepasan los de 2019


CEDEIRA / LA VOZ

Que el percebe «pequeño» haya alcanzado los 40 euros el kilo en Semana Santa sorprende a cualquiera, en especial a los profesionales que saltan a las piedras para extraerlo. «En Semana Santa, el tiempo nos dejó trabajar y llevó muy buen precio, pero ya antes vendimos por encima de 100 euros, y el pequeño, a 40. Lo que me extraña es que con el pescado no ha pasado lo mismo», indica Juan Carlos Pardo Galdo, percebeiro de Cariño. En lo que va de año, en la lonja cariñesa se comercializaron 1.128 kilos de este crustáceo, lo que supuso una facturación de 46.350 euros. El precio medio ha sido de 41,09 euros el kilo (en todo el año 2019 fue de 34,38), y el máximo, de 123.

En la vecina rula de Cedeira vendieron 4.411 kilos, por 141.447 euros, a un promedio de 32,06 el kilo (en 2019 se situó en 24,43) y un tope de 129. Allí es donde operan normalmente Javier Aneiros, percebeiro de Meirás (Valdoviño) y su socio en la empresa Percebesmeirás, dedicada a la extracción y venta directa de percebes. «As vendas van moi ben e os prezos, bastante ben, hai demanda aínda que en media España está medio cerrada a hostalería. E levamos así durante toda a pandemia, cando outros mariscos baixaron. Non sabemos por que, xa alucinamos o ano pasado», confiesa. Su principal negocio era la restauración, hasta que irrumpió el covid-19 y mandaron parar. «Daquela empezamos cos particulares, sempre con encargas e todo para fóra de Galicia. Aquí non temos mercado, agás un par de casos. Madrid e Barcelona son os grandes», explica.

Sin cría en las piedras

El sabor avala al percebe de la costa norte. «O que proba, repite. Ao collelo nós directamente, ninguén pode competir en frescura. Hoxe pola mañá aínda está na pedra e mañá pola mañá recíbelo na casa. E ao non ter intermediarios, os prezos tamén son mellores», apunta este profesional. Pero hay algo que le preocupa y le hace temer por el futuro del oficio: «Vémoslle data de caducidade, porque non hai cría nas pedras. Levo indo ao mar desde o ano 97, daquela non había ningún tipo de control. A partir do 2010 empezaron, e foi cando abrimos a páxina web, e agora que se collen os quilos que nos din os biólogos e se respectan as vedas, as pedras non dan rexenerado».

Cuando no encuentra producto en las lonjas de la zona, el cedeirés José Luis Pérez Cribeiro, responsable del Grupo Expomar (con tres pescaderías físicas en Cedeira, Xuvia y O Val, y la página web Cedeira Gourmet), se desplaza hasta Aguiño, «o donde haga falta». Todo para atender los pedidos de sus clientes, surgidos «del boca a boca». «Con la pandemia funcionó bastante bien, porque los particulares no podían salir y al no ir al restaurante compraban para comer en casa. Les mandamos todo listo, envasado al vacío, preparado tal y como nos dicen», detalla.

Con el percebe, hay quien encarga centollas, merluza o san Martiño. Hasta 150 euros los gastos de envío son de ocho, y a partir de ahí, gratis. «Ahora vendemos muchas patas de pulpo cocidas y envasadas al vacío en su propio jugo, van al microondas o al baño maría y listo», dice este empresario, que empezó «pateando» España, de ciudad en ciudad, con el foco en las pescaderías y los restaurantes «finos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El percebe de Cedeira, Cariño y Meirás se cotiza al alza por la mayor demanda entre particulares con la pandemia