La facturación de la lonja de Cedeira cae un 9 % y la de Cariño se desploma, un 75 %

Espasante y O Barqueiro también sufren importantes pérdidas el año del covid-19


CEDEIRA / LA VOZ

La pandemia ha pasado factura al sector pesquero de Ortegal y Cedeira. Los barcos no dejaron de faenar en ningún momento, pero la caída de la demanda -por efecto del coronavirus y los largos períodos de cierre de la hostelería-, los manidos problemas con las cuotas y los temporales han provocado importantes caídas en los ingresos de las lonjas de la comarca. La rula de Cedeira es la que mejor resiste, con una caída de la facturación del 9,25 % respecto al año anterior. En 2019 sobrepasó los 6,14 millones de euros y en 2020 se quedó en 5,57, en niveles muy similares a los del comienzo de la década.

Cedeira alcanzó sus mejores cifras de los diez últimos años en 2016, con 7,87 millones de facturación. El año pasado, las ventas de merluza -368.380 kilos, por 1.189.542 euros- se mantuvieron estables, con menos kilos y mejores precios que el ejercicio anterior; las de percebe disminuyeron ligeramente, de 1,2 millones a 1,15; y las de bonito subieron, de 318.099 a 580.773 euros.

La rula cariñesa, sin merluza

El mayor golpe lo ha recibido la rula de Cariño, cuya facturación se ha desplomado, con un descenso del 75 %, de 2.226.740 euros en 2019 a 557.538 en 2020. Es el peor en muchos años y solo se acerca al de 2016, con 646.028 euros de ingresos. En este caso, la explicación está en las ventas de merluza. En 2020 se comercializaron 57.217 kilos, por 158.429 euros, mientras que en 2019 fueron 550.610 kilos, por 1.632.254 euros. También mermaron las ventas de percebe, un tercio menos que en 2019 en volumen e ingresos.

La reducción de la facturación rozó el 33 % en la lonja de Espasante, de 101.353 a 68.260 euros, el peor registro de la última década (el máximo corresponde a 2014, con 179.925), sostenida por dos bivalvos: el berberecho y la almeja. La rula de O Barqueiro perdió un 29 %, de 90.057 a 63.913 euros. En este caso, los peores datos de estos años corresponden a 2013, con 46.875 euros de facturación, casi un tercio menos que en 2011, con 121.150. La progresión desde 2017 ha sido a la baja.

Los armadores de la comarca de Ortegal consultados temen el impacto del Brexit, que podría agudizar este año la situación de un sector del que todavía dependen varias decenas de familias. «E coa pandemia aínda aí, sen que ninguén saiba ata cando», alerta un profesional del mar.

Javier Pita, patrón mayor de la cofradía de Cariño: «Esto es un desastre y vamos a peor, estamos al borde de la bancarrota»

El patrón mayor de la cofradía de Cariño, Javier Pita, atribuye a la pandemia el desplome de la facturación de la lonja en 2020. «Esto es un desastre, una barbaridad, como no mejore la situación... Por las previsiones, vamos a peor, veo muy difícil remontar, estamos al borde de la bancarrota, es una posibilidad que está ahí», admite. No ve solución: «¿Para qué vas a pedir ayuda a la Administración? Tendrán que morir algunas lonjas, y una de ellas será la nuestra, hay que aceptarlo. Ahora viene el Brexit, un problema añadido, habrá que dedicarse a otra cosa».

 Al margen de las consecuencias de la pandemia, Pita insiste en atacar al gobierno local: «Colaboración del Concello no hemos tenido ninguna, no ya económica, sino de dar apoyo e ilusión [...]. El comunismo es pobreza y nada más». Pita anunció en el mes de julio su dimisión, que finalmente no llegó a producirse.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La facturación de la lonja de Cedeira cae un 9 % y la de Cariño se desploma, un 75 %