La demanda de percebe sobrepasó la oferta en pleno confinamiento

Las plataformas digitales que operan en Cedeira no pudieron atender todos los pedidos


CEDEIRA / LA VOZ

Las ventas de percebe se desplomaron a raíz de la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, y el cierre obligado de la hostelería. La mayoría de los percebeiros de la zona se acogieron a la prestación por cese de actividad y los pocos que decidieron seguir faenando lograron salvar los meses más crudos de la pandemia del covid-19. De hecho, en abril este crustáceo llegó a cotizarse a 108,5 euros el kilo en la lonja de Cedeira, donde se comercializaron 1.063 kilos, con una facturación de 33.364 euros, el 84 % de la obtenida en las rulas de la toda la provincia de A Coruña.

Buena parte del producto que se subastó en la lonja cedeiresa se canalizó a través de las plataformas de venta por Internet, como Percebes dCedeira, puesta en marcha hace ya 15 años por Agustín González Rivas. «Muchos prefirieron agarrarse a lo seguro y parar, y los que no tomaron decisiones precipitadas fueron actuando en función de los datos, y la realidad se fue ajustando», repasa. «Salvo la hostelería, que cerró, lo que fue quedando fueron clientes con un poder adquisitivo determinado, que encontraban soluciones en las plataformas de Internet que podían suministrarles percebe», abunda.

Las ventas a domicilio crecieron, con encargos de pescado y marisco desde toda España

De Cedeira salieron numerosos pedidos para toda España, en especial para Madrid y el País Vasco, «los dos mercados principales», según apunta González Rivas. El precio se incrementó «porque no todas las lonjas estaban abiertas y al final, la demanda era mucho mayor que la oferta existente», señala. A los clientes habituales, que encargan este marisco con cierta regularidad, se sumaron «otros muchos, muchos más de los que se pudo atender por falta de producto».

El problema de la logística

Los pocos profesionales del sector de Cedeira, Cariño y Meirás (Valdoviño) que continuaron en activo estuvieron condicionados por el estado del mar, «coma sempre, con ou sen pandemia», subraya uno de ellos. De ahí la escasez de existencias y la imposibilidad de cubrir todos los pedidos. El responsable de Percebes dCedeira advierte de otro problema: la logística. «Si el coste pudiera ser el normal habría una explosión de posibilidades extraordinaria para toda la producción pesquera y marisquera de Galicia», remarca. Pero «faltan operadores suficientes para generar una competencia».

La mayoría de las empresas trabajan con Seur Frío, que les permite efectuar las entregas al día siguiente. Cedeira Gourmet, perteneciente al Grupo Expomar, utiliza este servicio. «Sale de aquí a las seis de la tarde y entre las 9.00 y las 13.30 horas del día siguiente está en cualquier parte de España», explica Pamela Díaz, encargada de gestionar la web de la firma. Durante el estado de alarma, incluso en las semanas de confinamiento más riguroso, vendieron percebe, otros mariscos y pescado, «sobre todo a Madrid, pero a todo el territorio».

La escasez de producto explica los buenos precios alcanzados en la lonja cedeiresa

Díaz constata el crecimiento de las ventas a particulares -«al principio parecía que se iba a acabar el mundo y muchos compraban para congelar»-, de percebe, pero también de centolla, buey y pescado. Los pedidos aumentaron cuando se autorizaron las reuniones de hasta diez personas en las viviendas. «La gente, como no podía salir, se daba un capricho en casa. Con todo esto hemos ganado nuevos clientes, por el boca a boca, los habituales nos han recomendado a amigos y conocidos. Y como la gente era reacia a salir de casa, en vez de comprar en el mercado, nos pedía a nosotros», detalla.

El producto les llegaba fresco y listo para cocinar o para congelar, puesto que el Grupo Expomar, que cuenta con varias pescaderías, prepara el pescado «como si estuvieras en la plaza, fileteado o en rodajas, y envasado al vacío». Algunos clientes encargaban merluza u otro tipo de pescado y, a mayores, «medio kilo o 300 gramos de percebe». El coste del envío, hasta tres kilos de peso, ronda los 12 euros.

Marzo y abril, los peores meses

Los mayoristas se resintieron por el cierre de la hostelería y el parón general de la actividad. La firma cedeiresa A Traíña, que surte de pescados y mariscos a los mercados centrales de ciudades como Madrid o Barcelona, vio caer sus números. En abril movió 20.000 kilos, frente a los 34.000 del mismo mes de 2019. «Marzo y abril fueron los peores, ahora estamos empezando a remontar, pero hasta junio no hemos vendido percebe», explica la gerente, Cristina Prieto Lago.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La demanda de percebe sobrepasó la oferta en pleno confinamiento