El timón del Río Jordán, uno de los «tesoros» del Museo Mares de Cedeira

ANA F. CUBA CEDEIRA / LA VOZ

CEDEIRA

I. F.

La inscripción de la pieza ha permitido averiguar su origen, que se remonta a 1913

18 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El Museo Mares de Cedeira, abierto desde el 23 de julio de 2016 por iniciativa de la asociación homónima, no deja de deparar alegrías a sus promotores y a los cedeireses, que se han implicado desde el principio en el proyecto. La incorporación, en agosto, de la técnica Lucía Brage (Neda, 1984), ha permitido impulsar la investigación sobre algunas de las piezas de esta colección visitable, reconocida como tal por la Xunta desde mayo de 2017. Gracias a sus indagaciones se ha clarificado el origen de una rueda de timón de ocho cabillas y 53 centímetros de diámetro, «composta por dúas madeiras superpostas, unha máis ancha, e cun aro de bronce con inscrición aparafusado na máis estreita».

En principio se creía que «Pattison, o dono dos estaleiros [donde se construyó] lle dedicara a roda do temón dun dos seus barcos a un compatriota británico, Robert Falcon Scott, oficial e explorador da Mariña Real Británica, que dirixira dúas expedicións á Antártida», cuenta Brage. Pero algo no encajaba. En la inscripción aparece Falco, no Falcon. «Como Pattison, británico, ía escribir mal o nome dun compatriota?», se preguntó la directora del museo. La clave para las pesquisas fue la inscripción: «R. ESPLORATORE FALCO - OFFne E CANTri NAPOLE*ANI C. E T.T. PATTISON. NAPOLI».

El astillero de John Pattison

Según averiguó Brage, la inscripción alude al astillero donde fue construido el primer buque que llevó este timón, abierto en Nápoles en 1864 por John Pattison. En cuanto a R. Esploratore Falco, sería el nombre de uno de los barcos a los que perteneció esta pieza. «Pero non foi o primeiro. A historia desta roda comeza no ano 1913, co encargo recibido no estaleiro de Pattison para a construción de varios buques para a mariña rumana, un deles da tipoloxía explorador [similar a un crucero], ao que chamaron Viscol». En aquel buque se estrenó el timón donado al Museo Mares de Cedeira. «Mais o 5 de xuño de 1915, Italia entra na Primeira Guerra Mundial e este buque, aínda no estaleiro sen rematar, foi requisado pola Regia Marina italiana e renomeado Falco [el halcón], da Aquila», detalla Brage.