Casi nadie, en Cedeira, quiso perderse la romería de San Antón do Corveiro

Los romeros disfrutaron de la fiesta, las comidas campestres y la buena compañía


CEDEIRA / LA VOZ

En la mesa de los Lianeros, junto a una inmensa bolla de azúcar, lucía una tortilla de 25 huevos. También había ensaladilla, queso y jamón, y una enorme tina llena de bebida, al fresco. Todo para seis comensales y para que quien se acerque a lo largo de la tarde «coma y beba». «Somos Lianeros porque vivimos en Liang Shan Po», el nombre popular de un barrio cedeirés, que alude al lugar donde residían unos forajidos de una popular serie japonesa de finales de los setenta, La frontera azul.

En la romería de San Antón do Corveiro cabe todo el mundo, y casi nadie, en Cedeira, se la quiere perder. Muchos vecinos alcanzaron la cima «a mesa puesta», después de trabajar. Otros se adelantaron para coger sitio y asar el churrasco, que algunos ya degustaron la víspera por la noche, como manda la tradición. Una vecina de Régoa caminó hasta la capilla, seguida de lejos por su marido (el resto de romeros subieron en coche). Y la agrupación Buxainas dejó claro en la procesión que tiene cantera. La Policía Local y Protección Civil se ocuparon de regular el aparcamiento, y el sol y la alegría hicieron el resto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Casi nadie, en Cedeira, quiso perderse la romería de San Antón do Corveiro