Un geólogo halla en Cedeira dos minerales que no se habían visto desde hace casi 170 años

Canosa mostró «los tesoros» en los talleres del fin de semana

Morenosita (izquierda) y zaratita hallados en Teixidelo.
Morenosita (izquierda) y zaratita hallados en Teixidelo.

CEDEIRA / LA VOZ

Entre 1845 y 1849 se encontraron, en los acantilados de Teixidelo, en la costa de Cedeira, morenosita (sulfato de níquel) y zaratita (carbonato de níquel). «A súa difusión científica non chegou ata 1850 e 1851, e había case 170 anos que ninguén volvera a ver estes minerais», cuenta Francisco Canosa. El geólogo originario de Vilagarcía de Arousa y asentado en Ferrol los redescubrió en marzo de 2014, «despois de 17 anos de busca, grazas a unha erosión extraordinaria do cantil, ocasionada polos sucesivos temporais que afectaron a todo o litoral galego ese inverno».

«Como xeólogo galego e doutor en mineroloxía, é unha satisfacción enorme tanto profesional como persoal ser quen puido atopalos de novo», confiesa. El químico lucense Antonio Casares Rodríguez fue el descubridor, hace unos 170 años. «A presenza destes minerais facilitou o achado dunha mineralización de níquel, explotada na mina Manolita. Hoxe só se conservan as ruínas da cabana empregada polos mineiros e unha pequena bocamina», indica Canosa. Los alumnos que asistieron a los talleres que impartió durante el fin de semana en Cedeira, organizados por el Concello, tuvieron el privilegio de contemplar los dos ejemplares que, como explicó, «non son os únicos tesouros minerais que posúe este municipio». Menciona otros dos: «O demantoide [granate verde], único xacemento na Península e só presente en pouco máis de media ducia de lugares do planeta; ou a kotschubeíta, rara mica verde cun alto contido en cromo, descrita tamén por primeira vez na Serra da Capelada por Isidro Parga Pondal en 1951».

El Concello cedeirés anuncia, por otro lado, tres rutas geológicas guiadas por puntos de interés del municipio en verano.

Votación
27 votos
Comentarios

Un geólogo halla en Cedeira dos minerales que no se habían visto desde hace casi 170 años