«Si no se puede abrir en julio y agosto, el año está perdido»


Marisa Cabanas abrió en 2007 el hotel de naturaleza A Miranda, en Feás, Cariño. «Voy de crisis en crisis», comentaba estos días. Reconoce que la situación «es complicada». No solo ha perdido la Semana Santa, el inicio de la temporada, sino el mes siguiente. «Voy a sentir más mayo -vaticina-, suele venir mucha gente del Reino Unido, y ya nada... A ver si en junio empieza a verse algún movimiento y hay alguna posibilidad de abrir en julio y agosto. Si no, el año está perdido».

Las consecuencias económicas de este parón forzoso ya se perciben. «Hago reservas con anticipo y durante los primeros meses del año vivo de ese dinero, y ahora estoy haciendo devoluciones cada día. La situación es muy complicada para todos los que vivimos de esto y todos lo estamos pagando. Ya he tenido que pedir un préstamo, porque si no es imposible salir. ¿Y si este año no se ingresa nada? Intento apartar ese pensamiento, pero da miedo», admite esta empresaria.

Marisa, consciente de que la crisis del covid-19 acarreará cambios estructurales, ya ha empezado a idear alternativas: «Estoy planteándome cambiar [tiene seis habitaciones dobles y una suite] y habilitar cuatro apartamentos independientes dentro del hotel, a lo mejor ya no tienen sentido las zonas comunes».

Idea salidas de futuro, como habilitar apartamentos independientes

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Si no se puede abrir en julio y agosto, el año está perdido»