Cabanas y Ourense se unen para producir lana de oveja gallega

ANA F. CUBA CABANAS / LA VOZ

CABANAS

Beatriz Carbón (derecha) y Lola Logaro, en el taller de esta última en Ourense, con lana de oveja gallega e hilo
Beatriz Carbón (derecha) y Lola Logaro, en el taller de esta última en Ourense, con lana de oveja gallega e hilo CEDIDA

Las emprendedoras Beatriz Carbón y Lola Logaro impulsan un proyecto que prima la calidad del hilo, que prevén comercializar a partir de junio

26 jun 2022 . Actualizado a las 12:57 h.

A Beatriz Carbón, vecina de Cabanas de 50 años, y a Lola Logaro, cántabra de 52 y residente en Ourense desde hace 23, las mueve la pasión por la lana. A Carbón, la idea de producir lana de oveja gallega lleva mucho tiempo rondándole y el impulso definitivo ha llegado de la mano de Logaro, que gestiona un taller de confección de prendas de punto en la ciudad de As Burgas (Hilokune Estudio Logaro). Juntas se han propuesto sacar adelante un proyecto que prima la calidad del hilo. «As dúas estamos traballando nisto, queremos sacar un fío moi bo, con denominación de orixe galega», subraya la ideóloga de esta iniciativa.

Carbón, que cuenta con el sello de operadora transformadora autorizada que otorga la Asociación de Criadores de Raza Ovella Galega (Asovega), trabaja desde hace tiempo con Delfín Feal, un veterinario fenés de 53 años asentado en Cabanas que empezó a criar ovejas gallegas hace cinco o seis años. «O primeiro obxectivo era romántico, salvar as ovellas do matadoiro e contribuír á recuperación da raza, e despois xurdiu o tema da la, con Bea», contaba hace unos meses.

La mayor dificultad radica en la escasez de la lana, por el reducido número de ovejas. Pero hace unos días, Carbón y su socia se llevaron una sorpresa al descubrir, a través de Asovega, a Xoán González, propietario de la granja de oveja gallega A Ciruxana, en Viana do Bolo. «Ten 400 ovellas e cada unha dá entre 800 gramos e un quilo de la, co que poderiamos sacar uns cen quilos de fío. Cedéunola, e despois, cando xa esteamos producindo, a nosa idea é que sexa rendible para todos, tamén para os gandeiros», explica Carbón.

Tienen claro que no podrán disponer de toneladas de lana «porque non hai produción», pero su apuesta es por la calidad. «Xa estivemos procesando, é un produto moi caro e queremos sacar un fío boísimo. O fiado farémolo no taller de Lola. Queremos facelo integramente en Galicia, aínda que non conseguimos o lavado aquí, porque ten un custe moi elevado e hai que buscar onde facelo. O resto do proceso si», remarca esta emprendedora. «A idea —subraya— é poñer en valor a ovella galega e potenciar a economía circular, ter un fío galego para os tecelás galegos, o top ten da la. En xuño esperamos ter algo listo para defendelo, despois crearemos a marca».

Las dos están inscritas en el registro de Artesanía de Galicia. «É un proxecto moi bonito e moi ambicioso. Gustaríanos que o fío de la galega tivera un oco específico, coma outras las nacionais... a xente non o espera, creo que imos sorprender», augura Carbón. Reconoce que «hai unha parte romántica», compatible con conseguir una rentabilidad económica, a lo que aspiran.