FERROL / LA VOZ

Agosto enfila su recta final y los concellos de la zona multiplican las opciones para disfrutar de la fiesta. Hay donde escoger y se busque lo que se busque, se encuentra en Ferrolterra, Eume y Ortegal. Citas gastronómicas, musicales, deportivas y turísticas tratan de seducir aquí y allá a vecinos y visitantes. Aunque sin duda, por su tradición, si hay alguna que destaca sobre las restantes, esa es la Festa do Requeixo.

Gracias a esta cita, A Capela volvió a convertirse por un día en la capital gastronómica de Galicia. Una auténtica exaltación de su producto estrella, el requeixo, elaborado de manera totalmente artesanal con la leche producida en las explotaciones del municipio, pero también de la vida y las tradiciones del rural.

Además de las excelentes ventas -se comercializaron unas 6.000 tarrinas de este producto-, desde la organización, liderada por el Concello, con el apoyo de la cooperativa Campo Capela, destacan también el interés despertado por la exposición de maquinaria agrícola, el impulso a las propuestas de dinamización -las actividades se prolongaron durante toda la jornada- y el éxito de los juegos hechos con pacas de heno. La edición número treinta de la fiesta habría acercado hasta As Neves a unos 8.000 visitantes.

Menos multitudinaria, pero igualmente animada, resultó un año más, el desfile de carrozas de la parroquia de Covas. Un festejo solo apto para gente con ganas de disfrutar al máximo de la juerga. Aunque, sin duda, si por algo pasará a la historia la presente edición será por el hecho de que, después de ocho años, la nueva escalera construida en Santa Comba permitiera volver a celebrar la misa en la pequeña ermita del lugar.

Turismo y música

Prácticamente a la misma hora, Fene activaba, coincidiendo con la Festa do Pote, una nueva propuesta destinada a dar a conocer el legado indiano del municipio. La iniciativa, que agotó plazas, llevó a los participantes, a bordo de un autobús de época, a recorrer los puntos de mayor interés vinculados a la emigración. Un itinerario guiado por el arquitecto Carlos Ardá y con recreaciones teatrales.

Y marcado carácter turístico, aunque también solidario, tuvo la tercera ruta cicloturística desarrollada en Cabanas, fruto de la colaboración entre el Concello y la SCRYD San Mamede de Laraxe. Así, cada participante aportó, a modo de inscripción, dos kilos de productos para el Banco de Alimentos de Cabanas.

Finalmente, San Sadurniño cerró con el concierto de Pablo Balseiro & Os Cascarillas, dentro del festival de música y ocio familiar Sons na Cortiña, un fin de semana lleno de animación, y marcado por el éxito de la Feira Rural del día anterior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aluvión de festejos para despedir agosto