«En 20 kilómetros quieren cerrar el carbón y también una planta de renovables»

Beatriz García Couce
Beatriz Couce FERROL

AS SOMOZAS

Trabajadores de Siemens Gamesa en As Somozas, concentrados delante de la planta
Trabajadores de Siemens Gamesa en As Somozas, concentrados delante de la planta B.C.

La plantilla de Siemens Gamesa en As Somozas reivindica el espacio que tendría que ocupar la planta en el proceso de transición energética

15 dic 2020 . Actualizado a las 21:45 h.

Aunque soplan malos vientos para la plantilla de la fábrica de palas de Siemens Gamesa en As Somozas, los trabajadores no se rinden. Confiesan que no quieren perder la esperanza de que el Gobierno central y la Xunta logren revertir una situación a la que parece abocada la única factoría de aspas que le queda operativa a la multinacional en España. En estos últimos meses, mientras se agotaba la carga de trabajo en la planta, Siemens Gamesa optó por el silencio, y cuando restan solo unos días para que se agote totalmente el trabajo, los augurios se tornan más negros todavía.

En plenas jornadas de huelga general, la plantilla de la fábrica de As Somozas —formada por 240 empleos directos— no encuentra explicaciones para lo que está sucediendo con sus puestos, bajo la espada de Damocles. «Es paradójico que en solo 20 kilómetros quieran cerrar una central de carbón por contaminante y al mismo tiempo una fábrica de energías renovables», advierte una trabajadora a pie de barricada, a pocos metros de la factoría. Otros compañeros añaden que tanto la central térmica de Endesa en As Pontes como la fábrica de palas de Siemens Gamesa son un puntal para el empleo en la zona. «Estamos todos relacionados, hay padres que trabajan en un sitio y los hijos en el otro», afirman.

En la factoría siguen activos tres turnos de trabajo, aunque algunas secciones ya no tienen faena. Por delante les quedan solo unos días de tarea: tres palas del modelo SG-90 y otras tres del SG-114. «Aquí chegamos a ser 700 persoas e facíamos 40 palas á semana; agora chegamos a nove e nunha semana boa», recordó otro trabajador.

Sergio Penabad entró en la factoría de As Somozas en el 2004. Ya vivió el expediente del 2013 que supuso un duro recorte para la plantilla, aunque hace cinco años las cosas empezaron a cambiar y empezaron de nuevo las contrataciones. Pero en el 2019, la compañía decidió adquirir una planta de palas en Portugal y se encendieron todas las alarmas. «Allí producen más barato y quieren hacer una deslocalización pura y dura», lamentó.

Sergio Penabad trabaja en Siemens Gamesa en As Somozas desde el 2004
Sergio Penabad trabaja en Siemens Gamesa en As Somozas desde el 2004 B.C.

Mientras los trabajadores secundaban la jornada de protesta y recibían la visita de un gran número de alcaldes o portavoces de los principales concellos de Ferrolterra, Eume y Ortegal, la dirección de la empresa se reunió en Madrid con portavoces del Gobierno central, la Xunta y los sindicatos CC.OO. y UGT. Víctor Ledo, que estuvo en el encuentro, afirmó que las administraciones pusieron encima de la mesa varias propuestas a la empresa para que pueda dar continuidad a la factoría de As Somozas, iniciativas ligadas al proceso de transición justa y al proceso de las renovables.

«La respuesta de Siemens Gamesa fue bastante negativa. Nos da la impresión de que la decisión del cierre de la planta está tomada», afirmó Ledo, aunque aseguró que los portavoces de la compañía energética manifestaron en el encuentro que todavía no hay decisión firme. Por ello, Ejecutivo central y Xunta emplazaron a la firma a que presente planes de viabilidad para la factoría y «que no tome ninguna decisión en aras de tener una reunión de trabajo para buscar alternativas al cierre», afirmó el portavoz de CC.OO.