As Pontes y Mañón recogen 60 caballos que causaban daños y riesgos para la seguridad vial

ANA F. CUBA AS PONTES / LA VOZ

AS PONTES

Caballos capturados en la parroquia de Grañas do Sor, en el municipio de Mañón, el 23 de febrero
Caballos capturados en la parroquia de Grañas do Sor, en el municipio de Mañón, el 23 de febrero

Los animales andaban sueltos por las carreteras AC-101, de la villa minera a Ortigueira, y DP-4401, que va hasta O Barqueiro

02 mar 2021 . Actualizado a las 10:33 h.

La recogida, el 23 de febrero, de siete reses equinas de propietarios desconocidos en el lugar de Currodeguas, en la parroquia de Grañas do Sor, por iniciativa del Concello de Mañón, se suma a los operativos desarrollados por la Policía Local de As Pontes en los dos últimos años. En total, en este tiempo han sido requisados 57 caballos, yeguas y potros que andaban sueltos por las inmediaciones de las carreteras AC-101, que va desde As Pontes hasta Ortigueira, y DP-4401, que comunica la anterior vía con la localidad mañonesa de O Barqueiro.

El último caso se vivió hace poco más de una semana en Grañas do Sor. Los siete animales recogidos fueron confinados en unas instalaciones de Cabreiros, en el municipio de Xermade. En el bando emitido por el alcalde, Alfredo Dovale, se indica que «as persoas físicas ou xurídicas que sexan propietarias dos animais e que reclamen o rescate deberán acreditar a súa propiedade, perante a autoridade municipal competente, facerse cargo dos danos que tivesen causado e identificar os equinos, previamente á súa retirada das dependencias de custodia». «Tamén deberán aboar os gastos de captura e mantemento durante os días de confinamento», prosigue.

El decreto 142/2012, de 14 de junio, por el que se establecen las normas de identificación y ordenación zoosanitaria de los animales equinos en Galicia, establece que las reses capturadas «non identificadas e non reclamadas, consideraranse mostrencas para todos os efectos». Esto implica que «la autoridad municipal competente podrá decidir, previa resolución motivada, la venta de los animales en subasta pública, la entrega gratuita a espacios de acogida con capacidad de recepción, o el envío a sacrificio en mataderos autorizados con destino final a la destrucción de esos animales».