Ares combate de nuevo la plaga de oruga procesionaria

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo FERROL

ARES

PEPA LOSADA

Cabanas adquiere trampas para el pinar de A Magdalena

01 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello de Ares ha vuelto a tomar medidas ante una nueva plaga de oruga procesionaria que afecta principalmente a los árboles del parque Rosalía de Castro.

Igual que el año pasado, se ha procedido a la colocación de trampas y a la instalación de señalizaciones para advertir del riesgo que supone pasear por ese entorno debido las urticarias y reacciones alérgicas que produce en personas y animales la población de este insecto defoliador.

Las larvas, que se asientan en los pinares, están cubiertas de una pelusa urticante que se desprende y flota en el aire, de ahí la peligrosidad y la preocupación entre los vecinos. La teniente de alcalde, Alma Barrón, indicó que «una vez detectada la plaga, se comenzaron a instalar las trampas y la señalización en el parque para que la gente tenga cuidado con sus mascotas», además de «intentar minimizar el impacto en la zona, protegiendo los árboles». Por ello, desde el gobierno local se aconseja «evitar los paseos» hasta que desaparezca el insecto. ¿Cuándo? Su presencia solía encuadrarse en la primavera, «pero los cambios en el clima», explica Barrón, la ha adelantado. «Lo normal es que cuando se produzcan lluvias más abundantes comience a desaparecer», indica. Del tratamiento plaguicida se encarga la misma empresa que el año anterior.