«Me cuesta decir 'wedding-planner'»

M. Aneiros / A.U. FERROL / LA VOZ

ARES

JOSE PARDO

Organiza celebraciones personalizadas en espacios con encanto en Narón y Ares

20 jul 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

«En verano la gente tiene más ganas de celebrar», afirma Belén Martínez. Esta emprendedora cambió su profesión de publicista para sumergirse en el mundo de la planificación de eventos y en estas fechas, al igual que hoteles y chiringuitos vive su temporada alta.

En 2014, una circunstancia familiar que la impedía acudir con su hijo a lugares demasiado masificados, la llevó a organizar ella misma una fiesta para celebrar el primer cumpleaños del pequeño. «Yo me considero una mujer que me estoy reinventando cada día y lo que empezó como una celebración familiar acabó por evolucionar en lo que ahora es mi negocio», explica así Martínez el inicio de su modelo de negocio, consciente de que parece salido de una película norteamericana. «Cuando me preguntan qué soy me cuesta decir wedding-planner», asegura la empresaria que prefiere definirse como una «organizadora de eventos».

Entre sus trabajos hay bautizos, comuniones, cumpleaños y fiestas de empresa, aunque «las bodas son un sector que está ganando mucho terreno». «Los novios ya no quieren fiestas de 200 o 300 personas, la gente quiere lo que se conoce como slow-events», indica Martínez, que se siente muy cómoda planificando este tipo de celebraciones con un ambiente íntimo, tranquilo y completamente personalizado, ya que son creados «desde cero» de acuerdo con los gustos y necesidades de los clientes.