El atractivo turístico de Caaveiro resiste a pesar de las restricciones por el coronavirus

El monasterio cerrará junio con una caída de apenas mil visitantes con respecto al 2019


Ferrol / la voz data / AGENCIA

Más de tres mil personas han visitado en lo que va de mes de junio el monasterio de Caaveiro, ubicado en el parque natural de las Fragas do Eume. El atractivo paisajístico de este entorno y del cenobio, monumento dependiente de la Diputación provincial más visitado el año pasado -con más de 56.000 personas-, sigue siendo un polo turístico que resiste a la crisis sanitaria.

El monasterio reabrió sus puertas el pasado 29 de mayo con estrictas medidas de seguridad permitiendo, como máximo, la estancia de 30 personas en el interior y el uso obligatorio de la mascarilla. Aún así, en tan solo tres jornadas, 811 personas se desplazaron hasta el entorno monacal. De ellas, 41 lo hicieron con visitas guiadas, el resto, de forma independiente.

Aunque esta cifra dista mucho de las 3.656 personas que visitaron Caaveiro el año pasado, la ponderación sí refleja el gran interés que desata. La media diaria de este año ascendería a 270 visitantes, mientras que en el 2019 fue de 118.

En la comparación de visitas del mes de junio, los números del balance se recortan muchísimo más. Si a lo largo de junio del año pasado, según los datos del organismo provincial, 4.671 personas visitaron Caaveiro, este mes, con los datos actualizados hasta el pasado día 24, ya pasaron por el complejo monacal 3.131 personas. Previsiblemente, con una media de 105 visitantes al día, el mes se cerrará con apenas un millar de visitantes menos que en el 2019.

Transporte de visitantes

Además, para ayudar al traslado de visitantes en la época de más afluencia, ya está en marcha el servicio especial de autobús hasta el monasterio, en A Capela. La Diputación habilita esta línea en colaboración con la Consellería de Medio Ambiente, responsable del parque natural de las Fragas do Eume, hasta el 6 de septiembre.

Los autocares parten desde el Centro de Recepción de Visitantes de Ombre, ubicado en Pontedeume. Este año, la expedición de tiques no se realiza en el Centro de Visitantes, donde se ha suprimido el uso de papel por motivos de seguridad frente al covid-19. Los viajeros tienen que adquirir el pase dentro del bus, donde es obligatorio el uso de mascarillas. La carretera se cortó al tráfico ya la semana pasada y los vehículos privados no pueden pasar de este punto.

El servicio se pone a disposición de los visitantes con la asiduidad de un autobús cada hora, a partir de las 10.30 horas hasta las 20.00.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El atractivo turístico de Caaveiro resiste a pesar de las restricciones por el coronavirus