La vieira vuelve a quedarse en la ría

Los retrasos en las obras de la planta evisceradora de A Capela, que los encargados achacan a la constructora, impiden la campaña del bivalvo por segundo año seguido


FERROL

Mientras los obreros estaban acabando de dar los últimos retoques a la nueva planta para depurar las vieiras, construida en A Capela, los bivalvos no esperaron y desovaron, acabando así con la posibilidad de ser recogidos por segundo año consecutivo. No es culpa de los moluscos, está claro, que tienen sus ciclos naturales y realizan ese proceso habitualmente una o dos veces al año. El desliz parece haber sido de la constructora encargada de levantar el edificio, cuya conclusión se había anunciado incluso para mayo y aún a día de hoy sigue sin finalizarse. Así lo apunta el encargado del colectivo que se dedica a la extracción del molusco en aguas locales, Jaime Gabarri. «Están llevando su ritmo y no hay nada que hacer», señala.

Era el propio Gabarri el que, después de un 2016 sin campaña, anunciaba en enero el inicio de las obras de la planta y les daba un margen de cinco meses. Se trata de una instalación imprescindible para que la cofradía pueda eviscerar la vieira y eviscerarla cuando quiera, puesto que desde que se rompió el acuerdo con Ameixa de Carril, ese proceso de eliminación de la toxina amnésica quedó supeditado al nuevo edificio de A Capela. Ahora, Gabarri fecha la conclusión «para este mes», pero no habrá extracción de vieira al menos hasta mayo del 2018.

En los últimos días, la constructora -Gabarri también cita al arquitecto y al aparejador como responsables del retraso- está acabando de forrar el interior de la nave con tabiques plastificados, algo habitual para la higiene. Además, se están alicatando los baños y los vestuarios, así como colocando en estos los utensilios. «Lo principal ya está», indica el portavoz. Las máquinas están en su sitio y solo esperan a ser puestas en marcha. Depurarán unos 2.000 kilogramos de molusco en cada jornada.

La vieira ha quedado inutilizada porque, al desovar, su gónada, llamada comunmente coral, se queda transparente y pequeña, y la vianda se ablanda. Por ello, no resulta atractiva ni rentable para su extracción comercial. Ahora, aunque hay recurso suficiente por la parálisis de los últimos dos años, este tardará en recuperar su calidad. 

«Nos perjudica en todo»

Una cuarenta familias son las afectadas por la tardanza del estreno de la planta y, durante el tiempo de espera, se han tenido que buscar la vida diversificándose. Como la mayoría poseen otros permisos además del necesario para la recogida de la vieira, se han pasado a la zamburiña, a los aparejos o a las nasas para el pulpo. «No tener lista la instalación nos perjudica a nosotros, pero también a los recursos de la ría, porque somos más explotándolos. Todo es una cadena», comenta Gabarri. Por otro lado, agradece a la Consellería do Mar la rapidez en la respuesta cada vez que solicitaron un permiso para la nueva planta.

La vieira, por lo tanto, tendrá que esperar en la ría hasta el próximo año. La zona en la que más producto sigue habiendo continúa siendo la que va del muelle de O Seixo hasta el puerto exterior. No obstante, el tramo desde la zona militar de A Graña hacia mar abierto se encuentra algo esquilmado a causa del furtivismo.

El saneamiento mejora el banco de As Pías, que podría pasar a ser zona B este mismo año

Álvaro Alonso

«Las analíticas llevan dando bien desde mayo, pero hacen falta varios muestreos más», explica el biólogo del pósito de Ferrol, Félix Cerqueira.

El oscuro túnel en el que entró el banco de As Pías desde hace mucho tiempo parece estar empezando a ver la luz gracias al saneamiento de la ría de Ferrol, a pleno rendimiento en ese lugar desde hace varios meses. Los expertos avisaban de que haría falta tiempo para que los resultados fueran llegando y así está ocurriendo.

Las cofradía de Ferrol y Barallobre esperan que este mismo año la zona, calificada como C, pueda pasar a ser etiquetada como B.

¿Qué significaría esto? Algo muy importante tanto para la calidad del recurso como para el día a día de los mariscadores. El producto no tendría que ser llevado a las bateas de reinstalación para su regeneración, sino que bastaría con enviarlo a las lonjas, depurarlo y venderlo fresco. Esto es lo que se hace habitualmente, pero no con el que procede del banco de As Pías.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La vieira vuelve a quedarse en la ría