En mayo toca faisán de mar en Ferrol: «Es cuando más bueno está y no necesita disfraz»

BEATRIZ ANTÓN FERROL / LA VOZ

FERROL

En la imagen, Manuel Ángel Iglesias, «el rubio», con dos rodaballos procedentes de la lonja de Cedeira, en el mostrador de Pescados Lano
En la imagen, Manuel Ángel Iglesias, «el rubio», con dos rodaballos procedentes de la lonja de Cedeira, en el mostrador de Pescados Lano KIKO DELGADO

El rodaballo reina este mes en los puestos de la plaza de abastos, donde también triunfa su hermano gemelo, el sollo o coruxo, más barato

20 may 2024 . Actualizado a las 07:58 h.

En reinado del rodaballo se remonta a tiempos inmemoriales. Los griegos lo apreciaban tanto que lo consagraron al dios Apolo, Domiciano convocó al Senado para decidir cómo cocinar un ejemplar de grandes dimensiones y el Premio Nobel de Literatura Günter Grass lo convirtió en personaje de una de sus fábulas más aclamadas. El también conocido como «faisán del mar» —como le gustaba llamarlo a Cunqueiro— goza de aprecio desde siempre y a lo largo de todo el año se puede disfrutar, pero es ahora, en pleno mes de mayo, cuando se encuentra en su mejor momento. ¿Por qué? A los pies del puesto de Pescados Lano, en el Mercado da Magdalena, responde a la pregunta todo un experto en lo tocante a manjares marinos, el hostelero Modesto Méndez Otero, del restaurante Modesto de Serantes: «Este mes siempre hay más, porque es la época de desove y los ejemplares se acercan a la costa, y además está en su punto óptima de grasa». «Modesto tiene razón, este mes las capturas son más abultadas y es cuando más bueno está... Además, tiene tanto sabor que no necesita disfraz ni cocinados sofisticados», añade a renglón seguido tras el mostrador el pescadero José Manuel Horjales.

Modesto Méndez, del restaurante Modesto, comprando rodaballo en el Mercado da Magdalena
Modesto Méndez, del restaurante Modesto, comprando rodaballo en el Mercado da Magdalena KIKO DELGADO

En su templo gastronómico de Serantes, Modesto Méndez lo sirve a la plancha con una salsa al estilo vizcaíno, «con aceite, ajito, guindilla y un chorrito de vinagre», y también cocido a la gallega, «con una buena ajada». «Está buenísimo y ahora, al haber más, se puede comprar a mejor precio», advierte el hostelero.

En el puesto de Pescados Lanos se podía encontrar este sábado a 35 euros al kilo, cuando en pleno invierno se cotiza entre 40 y 45. «Aún así sigue siendo un pescado caro, pero también hay la opción de llevarse un sollo o coruxo, que también está de temporada y tiene un sabor muy parecido», advierte Horjales al tiempo que muestra un ejemplar, a 30 euros el kilo. «El 99 % de la gente no distingue entre uno y otro», asegura Modesto.

La pescantina María Prin, con un buey del país
La pescantina María Prin, con un buey del país KIKO DELGADO

Además del rodaballo, mayo también es buen mes para adquirir sannmartiño o peixe de san Pedro, que aunque se vende más barato (32 euros) al final sale más o menos igual, porque tiene la cabeza más grande y no se aprovecha tanto. Y en cuestión de mariscos, la dicharachera María Prin, tras el mostrador de O Coruñés, aconseja hacerse con buen buey del país. «Está a 25 euros el kilo y es espectacular».