Once años de cárcel para un hombre de la zona de Ferrol que abusó sexualmente de su hija

Bea Abelairas
B. A. C. FERROL

FERROL

Audiencia Provincial
Audiencia Provincial EDUARDO PEREZ

El condenado no se ha beneficiado de la ley del «solo sí es sí»

25 ene 2023 . Actualizado a las 10:39 h.

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha denegado las rebajas de la aplicación de la nueva ley del «solo sí es sí» a los condenados de agresiones que se produjeron en Ferrol. En ambos casos las víctimas eran menores de edad: un niño y una niña.

La agresión juzgada en uno de los fallos data del año 1998, cuando el menor contaba diez años de edad. La sentencia considera probado que el acusado lo subió a su furgoneta en las viviendas de Bazán con la argucia de ir a comprar pilas para un juguete, pero finalmente terminó violándolo en el interior del vehículo en fecha no determinada del año 1998. El fallo data de julio del 2002 y recoge tres penas de seis, cuatro y ocho años de prisión, además de medidas de alejamiento de menores o la prohibición de acercarse a Ferrol durante cinco años después de recobrar la libertad. En este caso se apunta que se trata de un agresor reincidente.

Los tribunales consideran probado que el 23 de abril de 1998 «se produjo un nuevo encuentro entre el acusado y el niño, también en las proximidades de su domicilio, y aquél lo subió a la fuerza a la cabina del Fiat Ducato ya reseñado; después el acusado lo condujo hasta las inmediaciones de la nave del concesionario de la marca Peugeot, en el polígono de la Gándara, donde lo estacionó, y, tras hacer pasar a la parte trasera al referido menor y desnudarlo» y repetir la agresión sexual.

Como consecuencia de los hechos la víctima sufre «miedos, pesadillas, enuresis, encopresis, trastornos de la alimentación, y continúa con tratamiento psicológico, está bajo la tutela de la Xunta, que ejercita las acciones penales y civiles, y acogido por sus abuelos Marcelino y Estefanía, que denunció los hechos».

El otro fallo: un padre que agredió a su propia hija

La otra sentencia mantiene los once años y seis meses de prisión para un padre que durante siete años abusó sexualmente de su hija. Lo hizo hasta que una hermana mayor se percató de lo que sucedía, lo comunicó a su madre y esta lo denunció. Este hombre llegó a agredir sexualmente a su hija «diariamente» aprovechando la ausencia de la madre; en otros casos, en la propia cama de la pequeña con la que se acostaba y también la llevaba a descampados. Comenzó cuando ella contaba poco más de diez años.

El fallo detalla tras la separación de sus padres, a finales de 2015, la «pequeña siguió conviviendo entre semana con su padre en el domicilio indicado, donde los hechos se repitieron casi semanalmente, hasta que su hermana mayor, sospechando algo extraño, le preguntó a la menor y esta contó todo lo ocurrido. Informada la madre, el día 3 de febrero de 2016 interpuso denuncia tras hablar con el acusado», que fue detenido ese mismo día, al día siguiente el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol decretó su prisión provisional, comunicada y sin fianza.