¿Y esto para qué sirve?

María Monserrat Barrio FERROL

FERROL

13 may 2022 . Actualizado a las 21:27 h.

«¿Y eso para qué sirve?» «¿Ahí qué se estudia?» «Eso mejor estudiarlo en el tiempo libre, o de jubilado, pero con ello no te ganas el pan». Afirmaciones como esta no hacen sino demostrar que las humanidades hacen más falta que nunca, porque las humanidades sí que sirven para algo. Ya no vamos a hablar de cómo son capaces de crear sistemas de conocimiento basados en la configuración del pensamiento, ni cómo la formación en humanidades forja a personas generosas, abiertas, flexibles, creativas, y con capacidad de tomar decisiones cimentadas, lógicas y justas. Sino que podemos hablar del desarrollo personal del propio individuo y del poder que nos da conocer, no conocer algo en concreto, sino conocer, sin más. Esto último precisamente, es lo que asusta, una formación para ser, no para hacer, estudiar por placer, no por cumplir, y entender que así también se produce, y se producen cosas mucho más grandes, importantes, y duraderas que buscando la utilidad de la inmediatez y el rápido rédito económico. Sí no entendemos esto, o no queremos entenderlo, estamos abocados a perdernos, a nosotros y a todo lo que nos rodea, tanto en el ámbito personal como en el global.

He llegado a escuchar por parte de un conferenciante la frase «En Humanidades está todo escrito»... Y yo pienso, ¿Cuánta gente creerá lo mismo? A día de hoy seguimos siendo principiantes en la mayoría de las disciplinas ¿De verdad creemos que las Humanidades se libran? Ni siquiera un 3% de la superficie de Babilonia se ha excavado, por poner solo un ejemplo. Si todo lo que conocemos hasta ahora nos ha hecho ser como somos hoy, ¿Cómo nos hará ser descubrir todo lo que falta por saber? Los idiomas indescifrados, las tablillas sin traducir, las obras de arte que todavía no se han descubierto o el tratado filosófico que aún no se ha escrito...

Podríamos culpar de la desaparición del grado de Humanidades a la Xunta, pero estaríamos desviando el hecho importante de que las humanidades están en crisis a nivel global. No sirve de nada que la Facultad de Humanidades haga algo si el sistema educativo en general no lo hace. Para terminar, solo quiero responder a las primeras preguntas que he formulado al principio con otras preguntas, ¿Por qué empresas como Google están contratando filósofos para obtener un pensamiento «Out of the box»? ¿Por qué Steve Jobs o Bill Gates llevaron a sus hijos a colegios donde la tecnología está vetada?