Las exposiciones que alberga San Felipe y no te puedes perder

La Voz

FERROL

Pueden visitarse en la torre recién rehabilitada de la fortaleza

11 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace unos días finalizó la rehabilitación de la torre del siglo XIX de la batería baja del castillo de San Felipe. Una de las obras realizadas fue la instalación de cristaleras que según Eva Martínez Montero, concejala de Patrimonio Histórico, proporcionan «unhas vistas inmellorables». Gracias a estas obras se han podido instalar dos exposiciones permanentes en la torre.

En la planta superior encontramos la exposición A evolución das defensas da ría, que abarca la historia de la defensa de la zona y sus edificaciones desde el siglo XVIII hasta el XX. Podremos observar aquí maquetas de las rías de Ferrol, Betanzos y A Coruña con sus respectivos baluartes, castillos y baterías. También cuenta con contenido explicativo de la evolución de las defensas así como fotografías, planos históricos y un proyector para contenido audiovisual.

En la planta inferior se sitúa la otra exposición, Evolución do Castelo de San Felipe con múltiples explicaciones y recursos que permiten apreciar el cambio con el paso del tiempo. Una de las mayores atracciones es una maqueta del castillo sobre la que se proyectan imágenes de la fortaleza junto a planos históricos que enseñan la evolución de la misma. A mayores encontramos un expositor con textos explicativos, fotografías y más planos históricos.

La entrada a estas exposiciones es gratuita y libre para toda aquella persona que lo desee. Ahora se podrá realizar una visita conjunta al castillo y a las nuevas exposiciones al mismo tiempo. El horario de apertura al público será el mismo que el de la propia fortaleza, de lunes a domingo de 10.00 a 14.00 en horario de mañana y de 16.00 a 20.00 en horario de tarde. El castillo de San Felipe, construido en el siglo XVI por orden expresa del rey Felipe II, es Bien de Interés Cultural, uno de los mayores reconocimientos en cuestión de patrimonio cultural, desde el año 1994. Además el Concello de Ferrol pretende presentarlo a la candidatura para convertirse en patrimonio mundial. Este tesoro arquitectónico de la ciudad sufrió durante muchos años obras y remodelaciones que prohibieron el paso al público. Por eso es el momento ideal para disfrutar de su mejor versión y sus mejores ofertas culturales en solitario o en compañía de familia y amigos. Un plan perfecto para este domingo, para el que se prevén temperaturas suaves y cielos despejados.