El cobro del aval permitirá al Concello de Ferrol iniciar este año las obras en Ciudad Jardín

FERROL

CESAR TOIMIL

Los vecinos recibirán la licencia de primera ocupación pendiente desde hace 13 años

25 jun 2021 . Actualizado a las 19:15 h.

Ciudad Jardín camina hacia su regularización. Medio millón de euros permitirán que el Concello ejecute las obras de urbanización que restan para que esta zona residencial situada en Vinculeiro, en las proximidades de O Boial, exista de forma oficial. Los primeros vecinos que se trasladaron a este complejo, compuesto por más de un centenar de viviendas entre chalés y adosados, lo hicieron en 2008. Carecían entonces de licencia de primera ocupación. Trece años después más de sesenta familias, las que residen ahora allí, continúan en idéntica situación. La quiebra de la promotora Coinasa dejó sin terminar la urbanización de la zona. Y debido a ello, sin el imprescindible documento, que acredita que la construcción ha sido ejecutada según el proyecto y con las condiciones necesarias de urbanización y seguridad.

El gobierno local anunciaba en octubre del pasado año que ejecutaría el aval bancario depositado por la promotora. Y desde hace unos días, anunció ayer el alcalde, Ángel Mato, el Ayuntamiento ya tiene disponibles esos fondos. En total son exactamente 549.568 euros, una cuantía importante pero insuficiente para costear los trabajos que restan y reparar las deficiencias. La factura prevista es de 695.2017 euros, y los 145.000 restantes saldrán de las arcas municipales. La partida ya está reservada. Y todo está listo para que «nas vindeiras semanas» se abra la licitación para adjudicar estas obras. El concejal de Urbanismo, Julián Reina, detalló que estas tareas se prolongarán durante siete meses, según establece el proyecto, y que los trabajos empezarán antes de que acabe este año.

Conexiones, aceras y mobiliario

Incluirán cuestiones como la conexión entre O Boial y Ciudad Jardín, completar la de la avenida do Vinculeiro con la carretera de Santa Icía mediante un paso de peatones, ampliar la acera para dar continuidad a un itinerario peatonal entre las calles Buque Escola Galatea y Cruz de Arriba, la instalación de salvabordillos metálicos para el acceso de los vehículos a las parcelas, la ejecución de la rotonda norte de la urbanización, la rehabilitación de la pista polideportiva, mejoras en la red de saneamiento y pluviales, la colocación de mobiliario urbano y la plantación de árboles -carballos, castaños y nogales-, entre otros trabajos.

Así que, si todo va según lo previsto, dentro de un año las obras deberían estar ya concluidas. Y los vecinos podrían empezar a solicitar a partir de entonces las licencias de primera ocupación. «É un primeiro paso para pór punto e final a esa situación de irregularidade na que viven máis de sesenta familias», destacó Mato. La ausencia de este permiso generó durante este tiempo numerosos problemas, entre los que el alcalde destacó los escollos para la compraventa de estas propiedades. O realizar trámites ante compañías suministradoras, para lo que el Concello debía expedir autorizaciones con carácter excepcional.

Con todo, y aunque después de más de una década la situación de los vecinos parece encarrilada, el caso de Ciudad Jardín todavía está lejos de cerrarse. El proceso judicial todavía no terminó. Queda por resolver la deuda de en torno a un millón de euros contraída con la administración local. Y Mato ya asume que, de conseguirlo, el pago se hará en especie, es decir, con viviendas. «É o único xeito de cobrala», apuntó. «O Concello non é nin unha inmobiliaria nin unha promotora, pero moitas veces é o único xeito de reclamar débedas», añadió. De hecho, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ya falló en su día con el embargo de 34 viviendas en favor del Concello por la deuda que persiste.

Los afectados: «Pensamos que iba a ser más rápidos, pero estamos contentos»

Después de tantos años de espera, el anuncio de la ejecución de las obras genera optimismo, pero también cautela entre los vecinos. «Es que estamos muy cansados de oír siempre lo mismo», argumenta el presidente de la comunidad de propietarios, Roberto Calvo. «El aval ya lo iban a cobrar hace dos años», recuerda, aunque «yo personalmente confío en que esta vez será la definitiva». Agradece la actitud del gobierno local, y especialmente, la comunicación constante con el concejal de Urbanismo. «Estamos contentos», dice, pero «pensábamos que iba a ir más rápida la cosa», porque «estamos necesitados de que esto se solucione».

Apunta que actualmente hay dos chalés en venta, pero que la inseguridad jurídica de la situación que viven y, sobre todo, la difusión de los incidentes que asegura que son «puntuales» y esporádicos por la ocupación ilegal de viviendas o algunos robos, disuaden a algunas personas. No obstante, asegura que «gente para comprar hay». Defiende que Ciudad Jardín es un buen lugar para vivir: «El 90 % de los que compraron aquí volverían a hacerlo», asegura. «Yo estoy encantando, no me cambio por nada», apostilla. Actualmente tienen residentes 67 de las 108 viviendas construidas.

Mientras no llega la licencia de primera ocupación, el mayor problema, a su juicio, es el del pago del abastecimiento del agua. Ante la situación de irregularidad solo se expide un recibo para toda la urbanización, que se reparte proporcionalmente entre las viviendas, por un sistema que hace que se paguen cuotas mucho más abultadas, que oscilan entre los 180 y los 200 euros por vivienda cada dos meses.