Cáritas alerta de que el covid causó «un estancamento» en la inclusión de los desfavorecidos

La voz FERROL / LA VOZ

FERROL

En la imagen, Marta Pazo, coordinadora de Cáritas en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol
En la imagen, Marta Pazo, coordinadora de Cáritas en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol JOSE PARDO

Atendió durante el año 2020 a un total de 5.096 personas

04 jun 2021 . Actualizado a las 14:19 h.

El 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus, supuso «un estacamento no proceso de inclusión das familias que xa foran golpeadas na anterior crise». Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del balance de actividad de Cáritas Diocesa de Mondoñedo-Ferrol, que en su informe también alerta de que esa vulnerabilidad de los colectivos más desfavorecidos también se vio agravada por la «fenda dixital», las dificultades para hacer frente a los gastos de vivienda, la «burocratización» de la administración o las dificultades para tramitir y acceder a ayudas como el ingreso mínimo vital.

Según el balance que acaba de hacer público, la entidad atendió durante el año 2020 a un total de 5.096 personas en riesgo de exclusión social en todo el territorio de la diócesis gracias a la labor desempeñada por 406 voluntarios, 11 trabajadores propios y 36 Cáritas parroquiales.

A través de sus diferentes programas, la entidad diocesana atendió a 311 personas sin hogar, 115 personas en procesos de formación y 174 personas migrantes.

Con el objetivo de seguir promocionado la dignidad y autonomía de todos ellos, y coincidiendo con la conmemoración del Día de la Caridad, Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol ha hecho un llamamiento a todos sus colaboradores para que prioricen las donaciones económicas frente a las ayudas en especie, «asegurando, deste xeito, a incentivación da economía local, o favorecemento das relacións co barrio e a comunidade, a minimización dos riscos de trazabilidade e caducidade dos productos ou a reducción do custo da operativa (transporte, almacenamento e distribución).