El Camino Inglés sale de su letargo y duplica la llegada de peregrinos con respecto a abril

b. antón FERROL / LA VOZ

FERROL

Sergio Iglesias se encuentra al frente del albergue-hostel Río Eume de Pontedeume
Sergio Iglesias se encuentra al frente del albergue-hostel Río Eume de Pontedeume

Los únicos albergues públicos que están abiertos en el itinerario son los de Pontedeume y Abegondo, ambos de titularidad municipal

25 may 2021 . Actualizado a las 20:48 h.

Con el fin del estado de alarma, la apertura de fronteras entre comunidades y el alivio de las restricciones, el Camino Inglés empieza a salir poco a poco de su letargo. Si en todo el mes de abril el número de peregrinos que pasaron por la oficina de información turística del muelle de Ferrol no llegaron al centenar (en concreto, fueron 98), entre el 1 y el 24 de mayo se contabilizaron 210, es decir, más del doble. Además, en este mes de mayo la ruta jacobea ha empezado por fin a recuperar caminantes de toda España -los que partieron en abril de Ferrol procedían en su mayor parte de la propia comarca- e incluso de países extranjeros como Suiza, Portugal, Francia o Alemania.

Este progresivo despertar de la ruta jacobea también se está dejando notar en el albergue municipal de peregrinos de Pontedeume, donde en todo lo que va de año se han registrado 34 pernoctaciones, de las que 22 se contabilizaron desde mediados de mayo. «De momento, a maioría dos peregrinos opta por durmir en aloxamentos privados, tal vez por medo ou porque descoñecen que estamos abertos, pero aínda así notamos que xa hai moitas gañas de voltar ao Camiño, porque todos os días recibimos chamadas de xente preguntando polo albergue, polo número de prazas e o seu funcionamento de cara os meses de verán», explica Silvia Sanmartín desde la Oficina de Turismo eumesa.

El albergue de Pontedeume y el de Presedo (Abegondo) -ambos dependientes de sus respectivos Ayuntamientos- son los únicos de titularidad pública que se encuentran abiertos en la ruta inglesa en estos momentos. Los que pertenecen a la Xunta, como el de Neda, todavía no han abierto sus puertas ni tampoco se sabe cuándo lo harán. Desde la Xunta indicaron que todo dependerá de la afluencia de peregrinos, ya que, con el flujo actual, la oferta de albergues privados es suficiente para atenderlos «sen necesidade de que se lles faga competencia cos da rede pública».